“España es una nación marítima”

|

CME   Teodoro Lu00f3pez Calderu00f3n

_____

El Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, Teodoro López Calderón, destacó el compromiso del Gobierno de España con la seguridad de Europa, la protección de sus familias y ciudadanos y los intereses marítimos de España, Europa e internacionales durante su intervención en el último Desayuno con el Clúster Marítimo Español.

_____

El Clúster Marítimo Español (CME) celebró un nuevo Desayuno con el Clúster en el que intervino el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), Teodoro López Calderón, para quien “España es una nación marítima”, aunque los españoles no sean conscientes de ello. López Calderón puso así en valor la importancia que la mar tiene para nuestro país, que entre otras cosas nos facilita el abastecimiento de bienes, materias primas y energía, representando el 90% de nuestras importaciones y el 60% de las exportaciones.


López Calderón inició su intervención “encantado” de hablar en un foro como los Desayunos con el Clúster, porque son conocedores de la importancia del ámbito marítimo y no tiene que comenzar su discurso explicándolo.


La intervención del AJEMA se centró en explicar los asuntos de Defensa que atañen al sector marítimo y las actividades que desarrolla la Armada española. Primero quiso aclarar el ámbito de la Armada, que no se ciñe sólo a la mar, sino a todo el litoral y el espacio aéreo subyacente al mismo. Además, hay que añadir el espacio cibernético, una realidad que también debe tenerse presente en la planificación de las estrategias de seguridad marítima.


Después quiso resumir las misiones de la Armada de forma coloquial: las clásicas de defensa convencional, para “garantizar la defensa de España y sus aliados” ante posibles conflictos; y un gran segundo bloque de misiones relativas a la seguridad marítima para salvaguardar los intereses españoles allá donde puedan estar en riesgo. “Con el cumplimiento de estas misiones, la Armada trata de garantizar un entorno de seguridad y defensa que permita el desarrollo del funcionamiento normal de la sociedad y de la iniciativa privada. Esta es su aportación esencial al entorno marítimo, la seguridad”, afirmó López Calderón.


Misiones de la Armada


Respecto al cómo se cumplen estas misiones, las relativas a la seguridad convencional en tiempos de paz se realizan “mediante el ejercicio de la disuasión y gestión de crisis para evitar una escalada que pudiera derivar en conflicto”.


La otra gran misión de la Armada, la que afecta a la seguridad marítima, parte de la definición la Ley Orgánica de Seguridad Nacional y de la identificación de los riegos y amenazas identificados en la estrategia de Seguridad Marítima Nacional del año 2013, así como los intereses nacionales que se deben proteger. La Armada responde a estos riesgos y amenazas cumpliendo con las competencias que tiene asignadas por la legislación nacional y el derecho marítimo internacional, y a su vez apoya con sus medios a otros organismos del Estado, cuando lo necesitan. De esta manera, actualmente la Armada proporciona el mando permanente de vigilancia y seguridad marítima, aportando también el Estado Mayor y Centro de Operaciones y Vigilancia Marítima (COVAM). Además de medios aéreos, unidades navales e infantería de marina.


En el ámbito internacional, la Armada participa en misiones de seguridad, destacando la Operación Sofía, de lucha contra las mafias que trafican con seres humanos, o la Operación Atalanta, del ámbito de la Unión Europea pero “lanzada a instancias de España para luchar contra la piratería en el Océano Índico”, explicó el AJEMA. También la operación Sea Guardian, antigua Active Endeavour, para la lucha antiterrorista en el mediterráneo.


Pero también participan de lo que denominan “operaciones de seguridad activa”, con los países de la ribera sur del Mediterráneo como Argelia o Túnez, para ayudarles a generar un entorno de seguridad en sus propias aguas, lo cual tiene un impacto importante en sus territorios. Por otro lado, ayuda a mejorar las relaciones de amistad y cooperación de España con estos países.


López Calderón también quiso destacar otra actividad, “que es simplemente el despliegue y presencia naval de nuestros buques en diferentes partes del mundo”. El AJEMA destacó que ayuda a la diplomacia generando sinergias en la política exterior de España, además de ayudar al fomento del prestigio de la imagen de nuestro país en el exterior, con efectos beneficios para la industria nacional de defensa “que ha dado y está dando importantes frutos al mostrar de primera mano nuestra evolución en estos mercados”.


Pero estas no son las únicas actividades de la Armada, porque también apoyan otros organismos del Estado con funciones y ámbitos muy diferentes; desde la colaboración en investigaciones científicas hasta labores de protección del patrimonio histórico, pasando por el sector pesquero, salvamento marítimo o puertos.


Todo esto se traduce en que “a día de hoy prácticamente un 30% de su personal está operando”, afirmó el AJEMA, para aclarar que “no sólo somos una armada que se prepara para un conflicto, llegado el caso, si no que actuamos día a día en beneficio de la seguridad de los españoles”.


Innovación


Por otro lado, si bien la principal función de la Armada es la seguridad, el AJEMA quiso resaltar su contribución al desarrollo tecnológico nacional. “La Armada confió desde hace muchos años en la industria nacional”, lo que ha permitido que la construcción naval se vea impulsada gracias a los pedidos de la Armada. 


Una cooperación con la industria en la que la Armada desarrolla el diseño conceptual del buque y el sector de la construcción naval lo materializa, “creo que ha dado unos resultados que nos ha permitido tener buques con una capacidad de combate actualizada a la amenaza actual, y que ha permitido la exportación a países tan avanzados y relevantes como Noruega o Australia”, explicó López Calderón, quien afirmó es un proceso que casi está empezando, pero espera que se amplíe en un futuro próximo a otros países. Un modelo que para el AJEMA también refuerza nuestra soberanía.


Por otro lado, anunció que en el actual marco financiero que prevé el Gobierno y el nuevo ciclo inversor que espera se haga realidad, les va a permitir un incremento de sus capacidades, mermadas en estos años de crisis, tras el parón, que provocó el envejecimiento de algunas unidades de la flota naval. De esta manera, confía que en breve se comience la construcción de la fragata F-110, que reemplazará a la veterana Santa María, “se espera que la primera entre en servicio el año 2023”; así como la del submarino S80, tras resolver sus problemas técnicos. De esta manera, el Almirante detalló otra serie de unidades que están esperando y que necesitan, pero quiso relacionar todo esto con el uso de nuevas tecnologías en la construcción naval, así como con el proceso de transformación digital en el que está inmersa la Armada (tratado por el CME en un reciente Encuentro con la Mar), al igual que gran parte de la industria, donde tiene particular importancia la necesidad de “alinearnos con la industria 4.0”. En este sentido, el año pasado puso en vigor el proceso logístico 4.0, con el que pretenden sincronizarse con la industria. Para el AJEMA “este salto supone un cambio de mentalidad y una enorme transformación orgánica”.


Para concluir, López Calderón señaló que el futuro de la Armada depende del control que podamos efectuar de los espacios marítimos en nuestro país. “Cuando a la marina le ha ido mal, a España le ha ido mal, o es a lo mejor al revés”, afirmó el AJEMA, para resaltar que la marcha del país y de la Armada está estrechamente ligada. La Armada es una herramienta del Estado para la defensa de sus libertades nacionales, “por eso se puede asegurar que, aunque la Armada no sea un órgano productivo, la seguridad que proporciona su actividad favorece el desarrollo y normal funcionamiento de todas las áreas de producción del sector marítimo español”.


Cluster-(2) 


Estas afirmaciones coincidieron con lo expresado por el presidente del CME, Alejandro Aznar, durante su intervención de presentación, donde destacó el papel jugado por la Armada a lo largo de su historia para el desarrollo de sector marítimo español. “El sector marítimo español es, en gran medida, fruto de la propia actividad de la Armada Española, que ayudó a expandir nuestras fronteras y establecer nuevas relaciones comerciales”.


Aznar también resaltó el papel de la Armada española más allá de sus labores de seguridad, así como su aportación en otros ámbitos, especialmente el económico, siendo fundamental para la construcción naval. “La Armada siempre ha jugado un papel destacado en el sector marítimo”, afirmó Aznar.


Piratería y terrorismo


Al finalizar su intervención, López Calderón aclaró que “la piratería está controlada, pero hay que mantener la presión”, al ser preguntado por el fin de la piratería en el cuerno de África. “Las redes de piratería no están desmanteladas, siguen existiendo, pero están bajo mucha presión y les cuesta actuar”, explicó el AJEMA, para quien “mientras Somalia sea un estado fallido, incapaz de controlar su orden interior, la piratería seguirá existiendo”. Esto implica la necesidad de seguir manteniendo operaciones como el Atalanta.



Otra de las preocupaciones de los asistentes estaba centrada en la seguridad frente al terrorismo en relación con el turismo. En este apartado, el Almirante reconoció el importante papel que juega en nuestro país el turismo, principalmente el turismo costero, donde no se puede bajar la guardia y las operaciones que están en marcha están demostrando su eficacia. El impacto de lo contrario tendría un coste que podría suponer un torpedo en la línea de flotación de la economía española.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta