Detienen a seis activistas de Greenpeace tras subir a un barco cargado con aceite de palma en el golfo de Cádiz

|

Greenpeace   Puerto de Algeciras   Aceite de palma

_____

Greenpeace consigue retrasar durante casi dos días un buque que transporta aceite de palma procedente de la deforestación en Indonesia

El aceite de palma de este buque procede de la deforestación de las selvas de Indonesia y pertenece a la mayor empresa del sector, Wilmar International

_____

Seis activistas de Greenpeace han sido detenidos el pasado sábado tras subir a bordo, en aguas del golfo de Cádiz, de un barco que transportaba aceite de palma procedente de la destrucción de los bosques de Indonesia. El capitán del barco Stolt Tenacity ha arrestado en un camarote a los activistas y ha cambiado el rumbo del barco una vez que se ya había llegado a aguas portuguesas para volver a España.


El cargamento procede de la multinacional Wilmar International, el mayor comerciante de aceite de palma del mundo, y se dirigía a los Países Bajos. El grupo de activistas, procedentes de Indonesia, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá y Estados Unidos ha subido a bordo del barco de manera pacífica para protestar contra la destrucción de la selva en Indonesia. Antes de ser detenidos, desplegaron pancartas con mensajes en inglés que decían: “Save our Rainforest”” and “Drop Dirty Palm Oil”(“Salvemos nuestra selva tropical” y “Abandonemos el aceite de palma sucio”). El capitán ha sido previamente informado de la naturaleza pacífica de la protesta por la tripulación del barco de Greenpeace Esperanza, que se encuentra en la zona.


Tenemos un contacto limitado con los activistas del barco y hemos pedido al capitán del barco que los libere para que puedan continuar protestando pacíficamente contra compañías como Wilmar que proveen de aceite de palma procedente de la destrucción de las selvas tropicales a los supermercados y consumidores”, ha declarado Hannah Martin, portavoz de la Campaña a bordo del Esperanza.


Wilmar es, por ejemplo, el principal proveedor de aceite de palma de la multinacional Mondelez, uno de los mayores compradores mundiales de esta materia prima, que utiliza para la elaboración de muchos de sus productos, como las galletas Oreo, los chocolates Cadbury o las galletas Ritz.


Se puede producir aceite de palma sin destruir las selvas tropicales. Cerca de un millón de personas alrededor del mundo están pidiendo a la industria que actúe. Ahora le toca el turno a Mondelez y otras grandes marcas que escuchen el clamor y dejen de comprar aceite de palma hasta que Wilmar no demuestre que su aceite de palma está limpio de deforestación”, ha declarado Kiki Taufik, portavoz de Greenpeace a bordo del buque Esperanza de Greenpeace.


Greenpeace ha pedido a Mondelez que rompa sus relaciones con Wilmar hasta que pueda demostrar que el aceite de palma procede de productores que no están destruyendo la selva de Indonesia.


El carguero Stolt Tenacity transporta aceite de palma de las refinerías de Wilmar en Dumai, en la isla indonesia de Sumatra.


Soy de Indonesia. He visto el devastador impacto de la deforestación producida por la expansión del cultivo del aceite de palma a costa de los bosques y del humo asfixiante en las ciudades procedente de los incendios provocados para despejar la selva. Estoy aquí para enviar un mensaje a Mondelez: el aceite de palma de Wilmar está destruyendo nuestros hogares y no lo queremos en nuestros supermercados”, ha declarado Waya Maweru, escaladora procedente de Sulawesi, Indonesia, que ha participado en la acción.


La deforestación tropical produce más emisiones de gases de efecto invernadero al año que toda la Unión Europea, superando a todos los países excepto a Estados Unidos y China. “En definitiva, Mondelez debe asegurarse de que el aceite de palma que utiliza procede de productores que no están destruyendo las selvas tropicales ni explotando a seres humanos”, ha concluido Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace en España.


Greenpeace consigue retrasar durante casi dos días un buque que transporta aceite de palma procedente de la deforestación en Indonesia. El sábado, 33 horas después de su retención fueron liberados.

Detienen a seis activistas de Greenpeace tras subir a un barco cargado con aceite de palma en el golfo de Cádiz

|

Greenpeace   Puerto de Algeciras   Aceite de palma

_____

Greenpeace consigue retrasar durante casi dos días un buque que transporta aceite de palma procedente de la deforestación en Indonesia

El aceite de palma de este buque procede de la deforestación de las selvas de Indonesia y pertenece a la mayor empresa del sector, Wilmar International

_____

Seis activistas de Greenpeace han sido detenidos el pasado sábado tras subir a bordo, en aguas del golfo de Cádiz, de un barco que transportaba aceite de palma procedente de la destrucción de los bosques de Indonesia. El capitán del barco Stolt Tenacity ha arrestado en un camarote a los activistas y ha cambiado el rumbo del barco una vez que se ya había llegado a aguas portuguesas para volver a España.


El cargamento procede de la multinacional Wilmar International, el mayor comerciante de aceite de palma del mundo, y se dirigía a los Países Bajos. El grupo de activistas, procedentes de Indonesia, Alemania, Reino Unido, Francia, Canadá y Estados Unidos ha subido a bordo del barco de manera pacífica para protestar contra la destrucción de la selva en Indonesia. Antes de ser detenidos, desplegaron pancartas con mensajes en inglés que decían: “Save our Rainforest”” and “Drop Dirty Palm Oil”(“Salvemos nuestra selva tropical” y “Abandonemos el aceite de palma sucio”). El capitán ha sido previamente informado de la naturaleza pacífica de la protesta por la tripulación del barco de Greenpeace Esperanza, que se encuentra en la zona.


Tenemos un contacto limitado con los activistas del barco y hemos pedido al capitán del barco que los libere para que puedan continuar protestando pacíficamente contra compañías como Wilmar que proveen de aceite de palma procedente de la destrucción de las selvas tropicales a los supermercados y consumidores”, ha declarado Hannah Martin, portavoz de la Campaña a bordo del Esperanza.


Wilmar es, por ejemplo, el principal proveedor de aceite de palma de la multinacional Mondelez, uno de los mayores compradores mundiales de esta materia prima, que utiliza para la elaboración de muchos de sus productos, como las galletas Oreo, los chocolates Cadbury o las galletas Ritz.


Se puede producir aceite de palma sin destruir las selvas tropicales. Cerca de un millón de personas alrededor del mundo están pidiendo a la industria que actúe. Ahora le toca el turno a Mondelez y otras grandes marcas que escuchen el clamor y dejen de comprar aceite de palma hasta que Wilmar no demuestre que su aceite de palma está limpio de deforestación”, ha declarado Kiki Taufik, portavoz de Greenpeace a bordo del buque Esperanza de Greenpeace.


Greenpeace ha pedido a Mondelez que rompa sus relaciones con Wilmar hasta que pueda demostrar que el aceite de palma procede de productores que no están destruyendo la selva de Indonesia.


El carguero Stolt Tenacity transporta aceite de palma de las refinerías de Wilmar en Dumai, en la isla indonesia de Sumatra.


Soy de Indonesia. He visto el devastador impacto de la deforestación producida por la expansión del cultivo del aceite de palma a costa de los bosques y del humo asfixiante en las ciudades procedente de los incendios provocados para despejar la selva. Estoy aquí para enviar un mensaje a Mondelez: el aceite de palma de Wilmar está destruyendo nuestros hogares y no lo queremos en nuestros supermercados”, ha declarado Waya Maweru, escaladora procedente de Sulawesi, Indonesia, que ha participado en la acción.


La deforestación tropical produce más emisiones de gases de efecto invernadero al año que toda la Unión Europea, superando a todos los países excepto a Estados Unidos y China. “En definitiva, Mondelez debe asegurarse de que el aceite de palma que utiliza procede de productores que no están destruyendo las selvas tropicales ni explotando a seres humanos”, ha concluido Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace en España.


Greenpeace consigue retrasar durante casi dos días un buque que transporta aceite de palma procedente de la deforestación en Indonesia. El sábado, 33 horas después de su retención fueron liberados.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta