De profesión amarrador

|

Puertos de Las Palmas   Amarradores

_____

Las navidades, el fin de semana o la nocturnidad sirvieron de justificación a la parsimonia en la puesta en marcha de un protocolo para atender a los heridos que se sumó la insistencia en darle salida al buque causante del siniestro sin valorar cómo había ocurrido el accidente.

_____ 

El colectivo de amarradores en el Puerto de Las Palmas es uno de los componentes de todas las maniobras de atraque y desatraque que se suceden a lo largo de los 365 días que tiene el año. Algo así como diez mil en números redondos. Este colectivo está formado por medio centenar de profesionales, muchos de los cuales han ido a otros puertos españoles a dar servicios de amarre en operaciones complejas, especialmente en buques de gran tonelaje y en plataformas y buques perforadores del sector offshore.


Como en todos los puertos de interés general españoles, es uno de los servicios básicos obligatorios. Sin embargo, a veces las condiciones en que prestan su servicio se complican por deficiencias en las infraestructuras, como la mala iluminación de algunas zonas de atraque, o el acopio de material o maquinaria y grúas muy cerca de los puntos de amarre, dificultando y haciendo más peligroso el desarrollo de su trabajo. Algo que debe corregir la Autoridad Portuaria, garante de la seguridad en el recinto portuario.


En ocasiones, sucede que se percibe a este sector el patito feo portuario, si no, no se explica lo sucedido hace algo más de una semana, el pasado 23 de diciembre, cuando se producía un accidente en el Puerto de Las Palmas en el que resultaban heridos graves dos amarradores que prestan su servicio en este recinto portuario.


Este accidente era impredecible ya que la maniobra realizada por el barco fue la que ocasionó el percance, iniciando la recogida del cabo antes de finalizar el desamarre por parte de los operarios.


Hasta aquí, parece la crónica de un accidente que no debiera de ocurrir, pero que sucede en ocasiones.


Tras la comunicación del accidente a los organismo públicos competentes (Autoridad Portuaria de Las Palmas, Capitanía Marítima, Guardia Civil..) se inicia un periplo de ineficacias que no se puede permitir un puerto de la entidad de Las Palmas.


Las navidades, el fin de semana o la nocturnidad sirvieron de justificación a la parsimonia en la puesta en marcha de un protocolo para atender a los heridos que se sumó a la insistencia en dar salida al buque causante del siniestro sin valorar cómo había ocurrido el accidente. 


Hubo que hacer muchas gestiones para que se retrasara la partida del Navios Apollon I, ya que su capitán se apresuró a solicitar permiso para zarpar apenas habían transcurridos 20 minutos del siniestro, ocasionado por una mala operación desde el buque. No fue hasta el lunes cuando se dio dicha autorización, una vez verificadas las circunstancias en que ocurrió el suceso.


Afortunadamente los dos trabajadores accidentados ya se encuentran fuera de peligro.


Las gestiones emprendidas por los servicios jurídicos de los amarradores y la propia Autoridad Portuaria hicieron ver que este accidente fue un accidente marítimo, algo que debiera haberse suscrito sin necesidad de una gestión directa por parte de la compañía afectada, ya que para esto deben estar los organismos competentes.


Hace falta avanzar en establecer protocolos de actuación donde se tenga en cuenta a los diferentes colectivos que prestan sus servicios en el recinto portuario, y sobre todo, es fundamental no perder la perspectiva de que este puerto es un puerto que está vivo todos los días del año a todas las horas. Es lo que tiene ser un puerto de primer nivel.


Este colectivo, y seguramente otros, básicos para el buen engranaje portuario en el día a día, deberían ser objeto de más atención por las autoridades. Esto debe ponerlo en práctica la propia Autoridad Portuaria de Las Palmas y exigirlo, además, al resto de las administraciones y organismos públicos. De seguro que cuentan con el respaldo del sector portuario en su conjunto.

De profesión amarrador

|

Puertos de Las Palmas   Amarradores

_____

Las navidades, el fin de semana o la nocturnidad sirvieron de justificación a la parsimonia en la puesta en marcha de un protocolo para atender a los heridos que se sumó la insistencia en darle salida al buque causante del siniestro sin valorar cómo había ocurrido el accidente.

_____ 

El colectivo de amarradores en el Puerto de Las Palmas es uno de los componentes de todas las maniobras de atraque y desatraque que se suceden a lo largo de los 365 días que tiene el año. Algo así como diez mil en números redondos. Este colectivo está formado por medio centenar de profesionales, muchos de los cuales han ido a otros puertos españoles a dar servicios de amarre en operaciones complejas, especialmente en buques de gran tonelaje y en plataformas y buques perforadores del sector offshore.


Como en todos los puertos de interés general españoles, es uno de los servicios básicos obligatorios. Sin embargo, a veces las condiciones en que prestan su servicio se complican por deficiencias en las infraestructuras, como la mala iluminación de algunas zonas de atraque, o el acopio de material o maquinaria y grúas muy cerca de los puntos de amarre, dificultando y haciendo más peligroso el desarrollo de su trabajo. Algo que debe corregir la Autoridad Portuaria, garante de la seguridad en el recinto portuario.


En ocasiones, sucede que se percibe a este sector el patito feo portuario, si no, no se explica lo sucedido hace algo más de una semana, el pasado 23 de diciembre, cuando se producía un accidente en el Puerto de Las Palmas en el que resultaban heridos graves dos amarradores que prestan su servicio en este recinto portuario.


Este accidente era impredecible ya que la maniobra realizada por el barco fue la que ocasionó el percance, iniciando la recogida del cabo antes de finalizar el desamarre por parte de los operarios.


Hasta aquí, parece la crónica de un accidente que no debiera de ocurrir, pero que sucede en ocasiones.


Tras la comunicación del accidente a los organismo públicos competentes (Autoridad Portuaria de Las Palmas, Capitanía Marítima, Guardia Civil..) se inicia un periplo de ineficacias que no se puede permitir un puerto de la entidad de Las Palmas.


Las navidades, el fin de semana o la nocturnidad sirvieron de justificación a la parsimonia en la puesta en marcha de un protocolo para atender a los heridos que se sumó a la insistencia en dar salida al buque causante del siniestro sin valorar cómo había ocurrido el accidente. 


Hubo que hacer muchas gestiones para que se retrasara la partida del Navios Apollon I, ya que su capitán se apresuró a solicitar permiso para zarpar apenas habían transcurridos 20 minutos del siniestro, ocasionado por una mala operación desde el buque. No fue hasta el lunes cuando se dio dicha autorización, una vez verificadas las circunstancias en que ocurrió el suceso.


Afortunadamente los dos trabajadores accidentados ya se encuentran fuera de peligro.


Las gestiones emprendidas por los servicios jurídicos de los amarradores y la propia Autoridad Portuaria hicieron ver que este accidente fue un accidente marítimo, algo que debiera haberse suscrito sin necesidad de una gestión directa por parte de la compañía afectada, ya que para esto deben estar los organismos competentes.


Hace falta avanzar en establecer protocolos de actuación donde se tenga en cuenta a los diferentes colectivos que prestan sus servicios en el recinto portuario, y sobre todo, es fundamental no perder la perspectiva de que este puerto es un puerto que está vivo todos los días del año a todas las horas. Es lo que tiene ser un puerto de primer nivel.


Este colectivo, y seguramente otros, básicos para el buen engranaje portuario en el día a día, deberían ser objeto de más atención por las autoridades. Esto debe ponerlo en práctica la propia Autoridad Portuaria de Las Palmas y exigirlo, además, al resto de las administraciones y organismos públicos. De seguro que cuentan con el respaldo del sector portuario en su conjunto.

2 Comentarios

1

¡¡Claro, clarísimos... cristalino!!; A ver si Vds. como empresa muy afectada y de las más importantes en la prestación de Servicios Básicos Portuarios y otros servicios comerciales de emergencias en el Puerto de Las Palmas, la Autoridad Portuaria les hace más caso porque no creen que el Puerto sea tan amplio y de multiactividades que todo está inter-relacionado y repercute unos asuntos con otros hacia la falta de gestión del control y de la seguridad, porque es la Autoridad Portuaria de Las Palmas la que debe exigirse a sí misma y a la Capitanía Marítima de Las Palmas un personal como mínimo de ambas Entidades disponible, localizable y con dedicación a las incidencias con Guardias por Turnos las 24 horas del día y 365 días al año, como para estos casos de incidencias marítimas con un barco y no esperar al día siguiente lunes después de un fin de semana que es cuando ocurren muchas cosas por bajar la guardia y falta de recursos humanos, y porque es como se trabaja por el resto de los servicios básicos portuarios a buques en el Puerto de Las Palmas, y no es suficiente un Centro de Control Integrado con operadores y cámaras de televisión de circuito cerrado en todos los muelles porque no se está a pie de muelle cuando se les requiere para que se personen el personal técnico gestor o inspector especializado en las materias marítimas-portuarias e industriales.

escrito por julio 06/ene/19    13:45
2

A las Autoridades Portuarias que se den un paseo por los muelles y que conozcan de primera mano las necesidades y carencias de los mismos, para legislar en base a realidades, para evitar accidentes como el mencionado en esta noticia. Detrás de esta noticia de periódico hay unos trabajadores, familias... con un sufrimiento innecesario.

escrito por Jorge Galván Galván 05/ene/19    21:48

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta