Alineados

|

Alineaciu00f3n de planetas

_____

Que los planetas se alineen no es algo frecuente, como tampoco lo es que la presidencia del Gobierno de España, del Gobierno de Canarias, de Puertos del Estado, y de las Autoridades Portuarias de Las Palmas y de Tenerife está bajo la batuta del mismo partido político.

_____

Los empresarios del Puerto de Las Palmas se han movilizado para exigir que la situación de interinidad que vive la presidencia de la Autoridad Portuaria de Las Palmas se resuelva. Aunque no lo manifiestan con mucha asiduidad, en esta ocasión lo han hecho al unísono porque saben que el tiempo va en su contra y han utlizado, sin mucho éxito, la presión a través de escritos, declaraciones en los medios, e incluso una solicitud de reunión a la presidencia del Gobierno de Canarias, que no ha surtido el resultado esperado.


No es preciso recordar la importancia económica que tienen ambas autoridades portuarias y los operadores que en ella desarrollan su actividad, y la paralización de la política portuaria menoscaba su competitividad y su desarrollo.


Afortunadamente, se acerca el inicio del curso político, con un nuevo gobierno al frente de Canarias, y ello supondrá, esperemos, la incorporación de las presidencias de las autoridades portuarias de Las Palmas y Tenerife al tablero político.


Sobre la mesa, solo ha sonado el nombre de Julio Cruz a la presidencia de la Autoridad Portuaria de Tenerife, con las reticencias de Casimiro Curbelo. Por su parte en Puertos de Las Palmas, han figurado en el tablón diferentes candidatos y candidatas, aunque los que han sonado con más fuerza han sido Luis Ibarra y Gabriel Corujo.


Lo importante, me decía un empresario ayer, es que haya relevo ya, que sean personas con capacidad de gestión y con conocimiento y experiencia de la actividad portuaria, a ser posible, por los puertos no se pueden permitir perder más tiempo hasta que alguien conozca su funcionamiento.


Ambas instituciones tienen importantes retos en su hoja de ruta. La nueva presidencia de Las Palmas ha de afrontar una caída importante del tráfico de contenedores, pero sin olvidar encarar, y no posponer, servicios tan importantes como el del suministro de GNL, que sigue sus trámites para la concesión a Totisa Holdings, pero que camina con lentitud acosado por reclamaciones y campañas mediáticas. 


También deberá enfrentarse y resolver la segunda solicitud del servicio de remolque presentada por Fairplay antes de finalizar octubre, fecha en que concluye el plazo, aunque ya algunos técnicos han manifestado a este medio que se volverá a producir el rechazo de la solicitud por incumplimiento de los pliegos.


Y en sector de las reparaciones navales, además de seguir apoyando iniciativas privadas como el dique seco de Astican, las inversiones de Hamilton en su base logística para el sector offshore, la terminal de CCB-Zamakona en los muelles interiores de La Esfinge, o la nueva terminal de Hamilton-Tecnavin en el muelle Reina Sofía, ha de continuar con las inversiones en infraestructuras que optimicen estos espacios portuarios dedicados al sector de las reparaciones, y tendrá que dejar un hueco en su agenda para las pataletas que algunas veces se producen en el sector por parte de algún operador insatisfecho. 


No menos importante es el taller de reparaciones náuticas para megayates de Rodritol, que está a la espera de su aprobación definitiva.


De la misma forma, el nuevo mandatario o mandataria tiene un reto importante con el sector de bunkering: impulsar la permanencia de las compañías instaladas en el puerto, cuyas concesiones vencerán pronto, para que una de sus fortalezas sea precisamente esa, la competencia, que es lo que atrae a las navieras a suministrarse en el Puerto de Las Palmas.


También proyecto del calado de terminal de almacenamiento de vehiculos, a la espera de la valoración de su nueva ubicación, o la terminal de cruceros que el puerto quiere construir son asuntos que se deben abordar con celeridad.


Del mismo modo, quien presida la Autoridad Portuaria de Tenerife deberá acometer desafíos muy importantes y cruciales para esa institución. En primer lugar, el plan estratégico del Puerto de Granadilla ha de ser claro y transparente, para que los operadores conozcan cuál será su hoja de ruta. En segundo lugar, y esto es lo que se denomina una papa caliente, deberá resolver la solicitud de concesión de Tenerife Shipyard para las instalación de un dique flotante en el Puerto capitalino, expediente que cuenta con 14 alegaciones, de las cuales al menos 3 son de carácter ambiental. Este proyecto movilizó a políticos que estaban en la oposición y que hoy, presumiblemente estarán en el consejo de administración de la Autoridad Potuaria, donde sí que tendrán que tomar una decisión en un sentido o en otro.


El Puerto de Tenerife siempre ha sido un bastión de Coalición Canaria, hasta el último año, en el que la presidencia ha estado, y continúa estando en manos del Partido Popular, y que pasará ahora a manos del Partido Socialista. Sin embargo Coalición Canaria mueve ficha para colocar a uno de sus hombres en Puertos de Tenerife, aunque sea en un segundo nivel directivo.


Esperemos a que la próxima semana, si se confirman los rumores, haya nombramientos por parte del Gobierno de Canarias de las dos personas que presidirán sendas autoridades portuarias.

Alineados

|

Alineaciu00f3n de planetas

_____

Que los planetas se alineen no es algo frecuente, como tampoco lo es que la presidencia del Gobierno de España, del Gobierno de Canarias, de Puertos del Estado, y de las Autoridades Portuarias de Las Palmas y de Tenerife está bajo la batuta del mismo partido político.

_____

Los empresarios del Puerto de Las Palmas se han movilizado para exigir que la situación de interinidad que vive la presidencia de la Autoridad Portuaria de Las Palmas se resuelva. Aunque no lo manifiestan con mucha asiduidad, en esta ocasión lo han hecho al unísono porque saben que el tiempo va en su contra y han utlizado, sin mucho éxito, la presión a través de escritos, declaraciones en los medios, e incluso una solicitud de reunión a la presidencia del Gobierno de Canarias, que no ha surtido el resultado esperado.


No es preciso recordar la importancia económica que tienen ambas autoridades portuarias y los operadores que en ella desarrollan su actividad, y la paralización de la política portuaria menoscaba su competitividad y su desarrollo.


Afortunadamente, se acerca el inicio del curso político, con un nuevo gobierno al frente de Canarias, y ello supondrá, esperemos, la incorporación de las presidencias de las autoridades portuarias de Las Palmas y Tenerife al tablero político.


Sobre la mesa, solo ha sonado el nombre de Julio Cruz a la presidencia de la Autoridad Portuaria de Tenerife, con las reticencias de Casimiro Curbelo. Por su parte en Puertos de Las Palmas, han figurado en el tablón diferentes candidatos y candidatas, aunque los que han sonado con más fuerza han sido Luis Ibarra y Gabriel Corujo.


Lo importante, me decía un empresario ayer, es que haya relevo ya, que sean personas con capacidad de gestión y con conocimiento y experiencia de la actividad portuaria, a ser posible, por los puertos no se pueden permitir perder más tiempo hasta que alguien conozca su funcionamiento.


Ambas instituciones tienen importantes retos en su hoja de ruta. La nueva presidencia de Las Palmas ha de afrontar una caída importante del tráfico de contenedores, pero sin olvidar encarar, y no posponer, servicios tan importantes como el del suministro de GNL, que sigue sus trámites para la concesión a Totisa Holdings, pero que camina con lentitud acosado por reclamaciones y campañas mediáticas. 


También deberá enfrentarse y resolver la segunda solicitud del servicio de remolque presentada por Fairplay antes de finalizar octubre, fecha en que concluye el plazo, aunque ya algunos técnicos han manifestado a este medio que se volverá a producir el rechazo de la solicitud por incumplimiento de los pliegos.


Y en sector de las reparaciones navales, además de seguir apoyando iniciativas privadas como el dique seco de Astican, las inversiones de Hamilton en su base logística para el sector offshore, la terminal de CCB-Zamakona en los muelles interiores de La Esfinge, o la nueva terminal de Hamilton-Tecnavin en el muelle Reina Sofía, ha de continuar con las inversiones en infraestructuras que optimicen estos espacios portuarios dedicados al sector de las reparaciones, y tendrá que dejar un hueco en su agenda para las pataletas que algunas veces se producen en el sector por parte de algún operador insatisfecho. 


No menos importante es el taller de reparaciones náuticas para megayates de Rodritol, que está a la espera de su aprobación definitiva.


De la misma forma, el nuevo mandatario o mandataria tiene un reto importante con el sector de bunkering: impulsar la permanencia de las compañías instaladas en el puerto, cuyas concesiones vencerán pronto, para que una de sus fortalezas sea precisamente esa, la competencia, que es lo que atrae a las navieras a suministrarse en el Puerto de Las Palmas.


También proyecto del calado de terminal de almacenamiento de vehiculos, a la espera de la valoración de su nueva ubicación, o la terminal de cruceros que el puerto quiere construir son asuntos que se deben abordar con celeridad.


Del mismo modo, quien presida la Autoridad Portuaria de Tenerife deberá acometer desafíos muy importantes y cruciales para esa institución. En primer lugar, el plan estratégico del Puerto de Granadilla ha de ser claro y transparente, para que los operadores conozcan cuál será su hoja de ruta. En segundo lugar, y esto es lo que se denomina una papa caliente, deberá resolver la solicitud de concesión de Tenerife Shipyard para las instalación de un dique flotante en el Puerto capitalino, expediente que cuenta con 14 alegaciones, de las cuales al menos 3 son de carácter ambiental. Este proyecto movilizó a políticos que estaban en la oposición y que hoy, presumiblemente estarán en el consejo de administración de la Autoridad Potuaria, donde sí que tendrán que tomar una decisión en un sentido o en otro.


El Puerto de Tenerife siempre ha sido un bastión de Coalición Canaria, hasta el último año, en el que la presidencia ha estado, y continúa estando en manos del Partido Popular, y que pasará ahora a manos del Partido Socialista. Sin embargo Coalición Canaria mueve ficha para colocar a uno de sus hombres en Puertos de Tenerife, aunque sea en un segundo nivel directivo.


Esperemos a que la próxima semana, si se confirman los rumores, haya nombramientos por parte del Gobierno de Canarias de las dos personas que presidirán sendas autoridades portuarias.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta