DNV GL: La flexibilidad en los combustibles es clave para la descarbonización

|

DNV GL   ETO 2019   Maritime Cover (2)

_____

Esta sociedad de clasificación presentó esta semana en Londres una nueva edición de su ‘Energy Outlook 2050’.

_____

La división marítima de la sociedad de clasificación DNV GL ha presentado la pasada semana la tercera edición de su informe Maritime Forecast to 2050 en la Semana Internacional del Transporte Marítimo de Londres (London International Shipping Week 2019, LISW) que tiene lugar en la capital británica desde el pasado 9 de septiembre.


Este informe analiza el futuro del sector marítimo en el marco de un panorama energético global en constante evolución. En esta edición se concentra en el reto de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la flota global para cumplir los objetivos establecidos en la Estrategia de la OMI para 2050.


Según dicho informe, el desarrollo y aceptación de combustibles con bajas emisiones o neutros en carbono será esencial para cumplir los objetivos de la OMI. Este tipo de combustibles deberá suministrar entre un 30% y un 40% de la energía total de la flota mundial para 2050. Sin embargo, en función de los diferentes casos regulatorios analizados, podrían aparecer otros alternativos. Por ejemplo, en todos los escenarios aparece el metano licuado (GNL), tanto de fuentes fósiles y no fósiles, que DNV GL piensa que supondrá entre un 40% y un 80% del mix de combustibles en 2050. El informe también sugiere que el amoníaco, el biodiesel, el biogás líquido y los biocombustibles pueden resultar opciones prometedoras.


En su presentación, el presidente y director general de DNV GL, Remi Eriksen, destacó que la tecnología existente hoy día “puede ofrecer el futuro que deseamos, incluido el cumplimiento del objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C establecido en el Acuerdo de París”. Pero hasta ahora el apoyo a la transición energética ha sido esporádico. Es necesaria “una agenda política amplia y coordinada, que respalde las nuevas tecnologías a medida que surjan y mantenga ese apoyo durante la fase de desarrollo”, añadió Eriksen.


La presión ejercida por el mercado, unida a las ambiciosas exigencias establecidas por la OMI para la descarbonización del transporte marítimo supone un enorme reto para este sector. En esta edición, el informe de DNV GL analiza las diferentes estrategias que se pueden adoptar para alcanzar este objetivo.


‘Maritime Forecast to 2050’ analiza tres casos regulatorios distintos y como podrían afectar a la transición a combustibles bajos y neutros en carbono: una política regulatoria continuista, un endurecimiento gradual hasta 2050 o la introducción de medidas muy estrictas cerca de dicha fecha límite. El informe considera las mejoras generales de la eficiencia energética en las operaciones a bordo de los buques como una parte esencial de la reducción de emisiones.



Para Knut Ørbeck-Nilssen, director general de DNV GL Marine, la flexibilidad en los combustibles va a resultar clave para hacer frente al reto de la descarbonización del transporte marítimo, “ya que los combustibles de hoy no podrán ser los combustibles del mañana”. Esto significa que es vital tener una “visión de conjunto de los combustibles que permita a los armadores, operadores y al propio sector adaptarse a un futuro de bajas emisiones de carbono”, más fácilmente que si tienen solo una única opción.


Así pues, la flexibilidad y la evolución tecnológica son fundamentales para que el transporte marítimo pueda afrontar la transición energética hacia la descarbonización. “Hay que tener en cuenta que los buques construidos hoy tendrán que competir con los que lleguen al mercado dentro de 5, 10 o 15 años, y deberán tener en cuenta las normas futuras para seguir siendo competitivos”, explica Knut Ørbeck-Nilssen.

____________________________________

El informe completo en inglés de DNV GL Maritime Forecast to 2050

DNV GL: La flexibilidad en los combustibles es clave para la descarbonización

|

DNV GL   ETO 2019   Maritime Cover (2)

_____

Esta sociedad de clasificación presentó esta semana en Londres una nueva edición de su ‘Energy Outlook 2050’.

_____

La división marítima de la sociedad de clasificación DNV GL ha presentado la pasada semana la tercera edición de su informe Maritime Forecast to 2050 en la Semana Internacional del Transporte Marítimo de Londres (London International Shipping Week 2019, LISW) que tiene lugar en la capital británica desde el pasado 9 de septiembre.


Este informe analiza el futuro del sector marítimo en el marco de un panorama energético global en constante evolución. En esta edición se concentra en el reto de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la flota global para cumplir los objetivos establecidos en la Estrategia de la OMI para 2050.


Según dicho informe, el desarrollo y aceptación de combustibles con bajas emisiones o neutros en carbono será esencial para cumplir los objetivos de la OMI. Este tipo de combustibles deberá suministrar entre un 30% y un 40% de la energía total de la flota mundial para 2050. Sin embargo, en función de los diferentes casos regulatorios analizados, podrían aparecer otros alternativos. Por ejemplo, en todos los escenarios aparece el metano licuado (GNL), tanto de fuentes fósiles y no fósiles, que DNV GL piensa que supondrá entre un 40% y un 80% del mix de combustibles en 2050. El informe también sugiere que el amoníaco, el biodiesel, el biogás líquido y los biocombustibles pueden resultar opciones prometedoras.


En su presentación, el presidente y director general de DNV GL, Remi Eriksen, destacó que la tecnología existente hoy día “puede ofrecer el futuro que deseamos, incluido el cumplimiento del objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C establecido en el Acuerdo de París”. Pero hasta ahora el apoyo a la transición energética ha sido esporádico. Es necesaria “una agenda política amplia y coordinada, que respalde las nuevas tecnologías a medida que surjan y mantenga ese apoyo durante la fase de desarrollo”, añadió Eriksen.


La presión ejercida por el mercado, unida a las ambiciosas exigencias establecidas por la OMI para la descarbonización del transporte marítimo supone un enorme reto para este sector. En esta edición, el informe de DNV GL analiza las diferentes estrategias que se pueden adoptar para alcanzar este objetivo.


‘Maritime Forecast to 2050’ analiza tres casos regulatorios distintos y como podrían afectar a la transición a combustibles bajos y neutros en carbono: una política regulatoria continuista, un endurecimiento gradual hasta 2050 o la introducción de medidas muy estrictas cerca de dicha fecha límite. El informe considera las mejoras generales de la eficiencia energética en las operaciones a bordo de los buques como una parte esencial de la reducción de emisiones.



Para Knut Ørbeck-Nilssen, director general de DNV GL Marine, la flexibilidad en los combustibles va a resultar clave para hacer frente al reto de la descarbonización del transporte marítimo, “ya que los combustibles de hoy no podrán ser los combustibles del mañana”. Esto significa que es vital tener una “visión de conjunto de los combustibles que permita a los armadores, operadores y al propio sector adaptarse a un futuro de bajas emisiones de carbono”, más fácilmente que si tienen solo una única opción.


Así pues, la flexibilidad y la evolución tecnológica son fundamentales para que el transporte marítimo pueda afrontar la transición energética hacia la descarbonización. “Hay que tener en cuenta que los buques construidos hoy tendrán que competir con los que lleguen al mercado dentro de 5, 10 o 15 años, y deberán tener en cuenta las normas futuras para seguir siendo competitivos”, explica Knut Ørbeck-Nilssen.

____________________________________

El informe completo en inglés de DNV GL Maritime Forecast to 2050

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta