EL ITC apuesta por la sostenibilidad y la economía circular a través de BIOSOST

|

Esponja animal caribe

_____

El Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), sigue apostando por la sostenibilidad en las Islas a través del proyecto BIOSOST, un espacio donde aglutinar todas aquellas iniciativas científico-tecnológicas, públicas y privadas, que fomenten el desarrollo de la biotecnología azul y la economía circular en el Archipiélago.

_____

Enmarcado en la Plataforma BIOASIS y a partir de la aplicación de la biotecnología, las energías renovables y la tecnología del agua, el proyecto BIOSOST busca garantizar la especificidad de los servicios que exige el sector industrial de la biotecnología azul, asegurando el desarrollo de los trabajos científico-técnicos que solicitan las empresas de este sector. BIOSOST estará ubicado en la parcela del ITC, en la localidad de Pozo Izquierdo, en Santa Lucía de Tirajana, y aspira a acoger, en un contexto integrador, proyectos impulsados por universidades, grupos de investigación, centros de I+D+i, emprendedores y empresas. Todo ello bajo criterios de máxima sostenibilidad, economía circular y reducción de la huella de carbono.


Eduardo Portillo, jefe del área de biotecnología del ITC, asegura que el proyecto nace en el marco de BIOASIS “para suplir la necesidad de disponer de una infraestructura donde desarrollar actividades de I+D+i, así como testear, escalar proyectos e investigar en sistemas de producción industrial vinculados a la biotecnología”.


Por su parte, Daniel Henríquez, jefe de sección de energías renovables del ITC, indica que “con este proyecto incorporamos una microrred inteligente que posibilitará asegurar la máxima eficiencia energética en toda la actividad científico-tecnológica que se lleve a cabo”. Actualmente, esta energía procede de la red eléctrica convencional de la isla de Gran Canaria, que tiene un 92% de origen fósil, con la consiguiente emisión a la atmósfera de 0,8 millones de toneladas de CO2 cada MWh de energía eléctrica generada. Debido a esto, concluyó Henríquez, “nuestro objetivo es que esta actuación no sólo suponga un reto innovador, sino también un ejemplo para otras instalaciones destinadas al proceso de microalgas y para cualquier proceso industrial que necesite mayor sostenibilidad ambiental y económica”.


En esta línea, BIOSOST es un proyecto de presente, avalado por la exitosa trayectoria del ITC, que ha puesto en funcionamiento buena parte de las infraestructuras planeadas y, además, se tratará de un modelo extrapolable, no sólo al conjunto de la isla de Gran Canaria, sino también al ámbito regional e interregional, con la posibilidad de expandir el desarrollo tecnológico industrial a las ocho islas Canarias, al área macaronésica, a África y a nivel internacional, y aspirando a convertirse en un área de investigación de referencia en el Archipiélago y en el Atlántico Medio principalmente.


El jefe del área de agua del ITC, Baltasar Peñate, explica la idoneidad del desarrollo de BIOSOST en Pozo Izquierdo “precisamente por la cercanía al mar y las posibilidades que ofrece esta ubicación para las características de los diferentes proyectos”. La máxima eficiencia energética que persigue el ITC implica la incorporación de sistemas de alta eficiencia hídrica destinados a la producción, distribución, bio-depuración, reutilización y vertido de todos los tipos de agua que se requieran en los diferentes procesos de las empresas de cultivos marinos y en tierra.


BIOSOST ofrecerá importantes ventajas fiscales y logísticas a las iniciativas que aloje: desde la disponibilidad de infraestructuras y equipamientos de última generación, mayor diligencia en la tramitación de licencias o líneas de asesoramiento profesional y servicios para las empresas y proyectos, hasta la cercanía al mar para la captación de agua mediante pozos playeros autorizados, poder disponer de agua desalada, pos-tratada y salmuera idónea para la actividad biotecnológica y contar con autorización de vertidos tierra-mar, entre otras. Así, las empresas participantes podrán derivar el ahorro de los costes económicos en logística a la inversión en investigación, desarrollo y experimentación de proyectos, alojándose en un área propicia para la creación de sinergias y colaboraciones científico-técnicas.


Esta iniciativa está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en los términos establecidos en el Programa Operativo Canarias 2014-2020.

EL ITC apuesta por la sostenibilidad y la economía circular a través de BIOSOST

|

Esponja animal caribe

_____

El Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), sigue apostando por la sostenibilidad en las Islas a través del proyecto BIOSOST, un espacio donde aglutinar todas aquellas iniciativas científico-tecnológicas, públicas y privadas, que fomenten el desarrollo de la biotecnología azul y la economía circular en el Archipiélago.

_____

Enmarcado en la Plataforma BIOASIS y a partir de la aplicación de la biotecnología, las energías renovables y la tecnología del agua, el proyecto BIOSOST busca garantizar la especificidad de los servicios que exige el sector industrial de la biotecnología azul, asegurando el desarrollo de los trabajos científico-técnicos que solicitan las empresas de este sector. BIOSOST estará ubicado en la parcela del ITC, en la localidad de Pozo Izquierdo, en Santa Lucía de Tirajana, y aspira a acoger, en un contexto integrador, proyectos impulsados por universidades, grupos de investigación, centros de I+D+i, emprendedores y empresas. Todo ello bajo criterios de máxima sostenibilidad, economía circular y reducción de la huella de carbono.


Eduardo Portillo, jefe del área de biotecnología del ITC, asegura que el proyecto nace en el marco de BIOASIS “para suplir la necesidad de disponer de una infraestructura donde desarrollar actividades de I+D+i, así como testear, escalar proyectos e investigar en sistemas de producción industrial vinculados a la biotecnología”.


Por su parte, Daniel Henríquez, jefe de sección de energías renovables del ITC, indica que “con este proyecto incorporamos una microrred inteligente que posibilitará asegurar la máxima eficiencia energética en toda la actividad científico-tecnológica que se lleve a cabo”. Actualmente, esta energía procede de la red eléctrica convencional de la isla de Gran Canaria, que tiene un 92% de origen fósil, con la consiguiente emisión a la atmósfera de 0,8 millones de toneladas de CO2 cada MWh de energía eléctrica generada. Debido a esto, concluyó Henríquez, “nuestro objetivo es que esta actuación no sólo suponga un reto innovador, sino también un ejemplo para otras instalaciones destinadas al proceso de microalgas y para cualquier proceso industrial que necesite mayor sostenibilidad ambiental y económica”.


En esta línea, BIOSOST es un proyecto de presente, avalado por la exitosa trayectoria del ITC, que ha puesto en funcionamiento buena parte de las infraestructuras planeadas y, además, se tratará de un modelo extrapolable, no sólo al conjunto de la isla de Gran Canaria, sino también al ámbito regional e interregional, con la posibilidad de expandir el desarrollo tecnológico industrial a las ocho islas Canarias, al área macaronésica, a África y a nivel internacional, y aspirando a convertirse en un área de investigación de referencia en el Archipiélago y en el Atlántico Medio principalmente.


El jefe del área de agua del ITC, Baltasar Peñate, explica la idoneidad del desarrollo de BIOSOST en Pozo Izquierdo “precisamente por la cercanía al mar y las posibilidades que ofrece esta ubicación para las características de los diferentes proyectos”. La máxima eficiencia energética que persigue el ITC implica la incorporación de sistemas de alta eficiencia hídrica destinados a la producción, distribución, bio-depuración, reutilización y vertido de todos los tipos de agua que se requieran en los diferentes procesos de las empresas de cultivos marinos y en tierra.


BIOSOST ofrecerá importantes ventajas fiscales y logísticas a las iniciativas que aloje: desde la disponibilidad de infraestructuras y equipamientos de última generación, mayor diligencia en la tramitación de licencias o líneas de asesoramiento profesional y servicios para las empresas y proyectos, hasta la cercanía al mar para la captación de agua mediante pozos playeros autorizados, poder disponer de agua desalada, pos-tratada y salmuera idónea para la actividad biotecnológica y contar con autorización de vertidos tierra-mar, entre otras. Así, las empresas participantes podrán derivar el ahorro de los costes económicos en logística a la inversión en investigación, desarrollo y experimentación de proyectos, alojándose en un área propicia para la creación de sinergias y colaboraciones científico-técnicas.


Esta iniciativa está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en los términos establecidos en el Programa Operativo Canarias 2014-2020.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta