Las exportaciones en el Port de Barcelona aguantan el impacto del COVID-19 con un descenso del 3,4% hasta agosto

|

Port de Barcelona   detalle portacontenedores

_____

Los contenedores registran una bajada del 19,6%, provocada principalmente por el descenso del tráfico de transbordo.

Las exportaciones en contenedor a China siguen mostrando un fuerte dinamismo y acumulan un crecimiento del 50%.

_____

Las exportaciones que se vehiculan a través del Port de Barcelona siguen aguantando el impacto que el COVID-19 está teniendo en la economía mundial, demostrando el esfuerzo que está haciendo el tejido industrial del hinterland por mantener su competitividad a nivel internacional.


Así, aunque el tráfico total de contenedores registra entre los meses de enero y agosto una caída del 19,6%, con un movimiento de 1,83 millones de TEUs, los contenedores llenos de exportación se mantienen en niveles similares en los de 2019, con un descenso del 3,4%, porcentaje mucho más bajo que la caída sufrida por el tráfico (-29,9%), principal causa de la bajada de estos tráficos.


Si hacemos el análisis por países, en el caso de las exportaciones China (50,1%), Turquía (16,2%), Arabia Saudí (14,2%) y la India (10,1%) se muestran como los mercados más dinámicos en los primeros ocho meses del año. En el caso del buen comportamiento de las exportaciones en China, la principal razón es el constante crecimiento de las ventas de la industria cárnica en el país. En cuanto a las importaciones, siguen en positivo los intercambios con países como Estados Unidos (7,2%), Grecia (14,9%) o Indonesia (1,2%).


Con respecto al tráfico total de mercancías en el Port de Barcelona, éste ha sumado 37,7 millones de toneladas en los ocho primeros meses del año, cifra que supone una caída del 18,6% con respecto al tráfico contabilizado en el mismo periodo de 2019. La bajada del comercio internacional a consecuencia de la pandemia del COVID-19 sigue, pues, impactando de forma negativa en los intercambios comerciales que se realizan a través del Port, en línea con la tónica internacional y las predicciones hechas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para este año.


En el ámbito de los graneles, los sólidos se mantienen en registros similares en los del año anterior, con un movimiento de 2.691.866 toneladas (-1,6%). Tienen comportamiento positivo tráficos como el haba de soja (7,2%), el cemento y la clinca (5,5%) o la chatarra (60,3%) y la sal (8,1%).


Los líquidos, con un total de 8.650.671 toneladas manipuladas, sufren un descenso del 23,8%. En este grupo destaca el comportamiento positivo de los químicos (1,4%), o los aceites y grasas (2,8%).


Pasaje y automóviles

La crisis originada por la pandemia tiene un especial reflejo en el pasaje, debido a las diversas restricciones de entrada en los puertos del Estado español que se han aplicado desde marzo y que todavía continúan vigentes en tráficos como los cruceros. Así, entre los meses de enero y agosto, los pasajeros que han transitado por el Port de Barcelona han caído un 78%. En el caso concreto de los cruceros, el descenso acumulado hasta agosto es del 90,2% (198.842 pasajeros) y del 55,9% en el caso de los ferris (497.755 pasajeros), un tráfico que ha iniciado una cierta recuperación en los últimos dos meses.


En el caso del sector del automóvil se mantiene en cifras similares en la de los últimos 3 meses. Así, el tráfico de vehículos en el Port de Barcelona entre los meses de enero y agosto ha sido de 285.097 unidades, un 45,3% menos que en el mismo periodo de 2019.

Las exportaciones en el Port de Barcelona aguantan el impacto del COVID-19 con un descenso del 3,4% hasta agosto

|

Port de Barcelona   detalle portacontenedores

_____

Los contenedores registran una bajada del 19,6%, provocada principalmente por el descenso del tráfico de transbordo.

Las exportaciones en contenedor a China siguen mostrando un fuerte dinamismo y acumulan un crecimiento del 50%.

_____

Las exportaciones que se vehiculan a través del Port de Barcelona siguen aguantando el impacto que el COVID-19 está teniendo en la economía mundial, demostrando el esfuerzo que está haciendo el tejido industrial del hinterland por mantener su competitividad a nivel internacional.


Así, aunque el tráfico total de contenedores registra entre los meses de enero y agosto una caída del 19,6%, con un movimiento de 1,83 millones de TEUs, los contenedores llenos de exportación se mantienen en niveles similares en los de 2019, con un descenso del 3,4%, porcentaje mucho más bajo que la caída sufrida por el tráfico (-29,9%), principal causa de la bajada de estos tráficos.


Si hacemos el análisis por países, en el caso de las exportaciones China (50,1%), Turquía (16,2%), Arabia Saudí (14,2%) y la India (10,1%) se muestran como los mercados más dinámicos en los primeros ocho meses del año. En el caso del buen comportamiento de las exportaciones en China, la principal razón es el constante crecimiento de las ventas de la industria cárnica en el país. En cuanto a las importaciones, siguen en positivo los intercambios con países como Estados Unidos (7,2%), Grecia (14,9%) o Indonesia (1,2%).


Con respecto al tráfico total de mercancías en el Port de Barcelona, éste ha sumado 37,7 millones de toneladas en los ocho primeros meses del año, cifra que supone una caída del 18,6% con respecto al tráfico contabilizado en el mismo periodo de 2019. La bajada del comercio internacional a consecuencia de la pandemia del COVID-19 sigue, pues, impactando de forma negativa en los intercambios comerciales que se realizan a través del Port, en línea con la tónica internacional y las predicciones hechas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para este año.


En el ámbito de los graneles, los sólidos se mantienen en registros similares en los del año anterior, con un movimiento de 2.691.866 toneladas (-1,6%). Tienen comportamiento positivo tráficos como el haba de soja (7,2%), el cemento y la clinca (5,5%) o la chatarra (60,3%) y la sal (8,1%).


Los líquidos, con un total de 8.650.671 toneladas manipuladas, sufren un descenso del 23,8%. En este grupo destaca el comportamiento positivo de los químicos (1,4%), o los aceites y grasas (2,8%).


Pasaje y automóviles

La crisis originada por la pandemia tiene un especial reflejo en el pasaje, debido a las diversas restricciones de entrada en los puertos del Estado español que se han aplicado desde marzo y que todavía continúan vigentes en tráficos como los cruceros. Así, entre los meses de enero y agosto, los pasajeros que han transitado por el Port de Barcelona han caído un 78%. En el caso concreto de los cruceros, el descenso acumulado hasta agosto es del 90,2% (198.842 pasajeros) y del 55,9% en el caso de los ferris (497.755 pasajeros), un tráfico que ha iniciado una cierta recuperación en los últimos dos meses.


En el caso del sector del automóvil se mantiene en cifras similares en la de los últimos 3 meses. Así, el tráfico de vehículos en el Port de Barcelona entre los meses de enero y agosto ha sido de 285.097 unidades, un 45,3% menos que en el mismo periodo de 2019.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

opinión

Puerto de La Havre

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition.

Comenta
SixphereLogisticaportuaria

Por Jesús María Jurado

Co Fundador de Sixphere | COO Operaciones & Innovación

Comenta
Jose Rafael Diaz Hernandez

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition.

Comenta
JuanAntonioEsteban

By Juan Antonio Esteban

Director de RRHH de ALSA y miembro del Think Tank Movilidad de la Fundación Corell


Comenta

Encuesta