La inflación se deja notar en la cadena logística

|

1

_____

La reciente visita del presidente norteamericano Joe Biden a los principales puertos de la costa oeste americana para desbloquear el flujo de mercancías y reducir las esperas de los buques, no ha dado el resultado esperado inicialmente. Se precisa agilizar la retirada de contenedores vacíos de las terminales, para dotar así de mayor agilidad a toda la cadena logística y recuperar el flujo normal de contenedores de regreso hasta los puertos de origen. Se ha planteado incluso la posibilidad de imponer sanciones a las empresas de transporte, que incumplan los plazos prestablecidos para la retirada de mercancías de las terminales. Otra medida que se ha puesto sobre la mesa de negociación, era la de incrementar los horarios del personal portuario, aumentando los turnos y operando las 24 horas. Finalmente, y fruto de la fortaleza que sigue demostrando el sector en EE.UU., se han evitado las sanciones y como contramedida de urgencia, se ha decretado la descarga de buques en otras instalaciones de segundo orden, reduciendo parcialmente las esperas de los portacontenedores en fondeo.


El ejecutivo de Biden ha continuado trabajando en las posibles soluciones al problema de la cadena logística. Buscando una mayor efectividad de las medidas del gobierno americano, se ha planteado la aprobación de acciones legislativas específicas para el transporte. La Cámara de Representantes de Washington DC ha admitido un proyecto de ley, para afianzar las cadenas de suministro. La conocida como Ley de reforma del Transporte Marítimo (OSRA), cuenta con aprobación previa. Los más significativo, es que insta a las compañías navieras a que cumplan con unos estándares mínimos de servicio público. Reforzar la competitividad, evitar las prácticas fraudulentas o los incrementos de tarifas de manera desorbitada, son objetivos que plantea para luchar asimismo contra la inflación creciente del país. Se persigue un regulador federal más efectivo del transporte marítimo que proteja a los EEUU del desequilibrio comercial y las exportaciones desde sus puertos. Los cargos por detención o sobrestadía deberán estar debidamente justificados para poder ser aplicados. La ley viene motivada asimismo por el desequilibrio comercial que arrastra EEUU con China y que se eleva ya a 310.000 millones de dólares en 2020, cifra que ha aumentado en un 27% durante los últimos 20 años.


2


Pero la ley OSRA, una vez sea aprobada definitivamente, no solucionará de manera inmediata los problemas del flujo transpacífico. A grandes males, grandes remedios. Así lo ha entendido el gigante del e-commerce, Amazon, que ha fletado sus propios buques y aviones, para garantizar la llegada y entrega de sus suministros. Y no le ha ido nada mal. Incrementó sus envíos en 2020 en un 53% respecto al año anterior. Un 72% de estos los ha realizado con medios propios. La flexibilidad de poder controlar tus propios buques y aviones, te permite no solo elegir los puntos de descarga en cada momento, sino también ajustar los tiempos de navegación, evitando la dependencia de terceros o posibles retrasos.


En general y tras el cierre de las estadística de octubre, se aprecia un ligero enfriamiento en el flujo de mercancías de los principales puertos. Los nodos de Long Beach y Los Ángeles registran un descenso en la importación de productos contenerizados del 6,2%. El nivel de los stocks se sitúa después de muchos meses en valores positivos, lo que es sinónimo de un cambio de tendencia en la demanda.


La inflación sigue en proceso ascendente, motivo por el que la Reserva Federal Americana ha acelerado medidas de “tapering” para los mercados, anunciando en la última reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), que prevé elevar los tipos de interés. El FOMC también ha acelerado la reducción de su programa de compra de bonos, anunciando que dejará de adquirirlos en marzo del año que viene. A medio plazo, las proyecciones apuntan a tres subidas de tipos en 2022, tres más en 2023 y dos en 2024. Este drástico ajuste en la política monetaria, se produce tras superar la inflación de EE.UU. el valor de 6,8%, justo en el momento de escribir el presente artículo.


La reacción de los mercados ha sido inmediata. Los valores en los principales parquets se han disparado ante el anuncio de la FED. Sin duda se trata de un punto de inflexión en las políticas monetarias que tendrá repercusión inmediata no solo en los mercados bursátiles sino también en los costes del transporte.


3


En el sector naviero, las empresas que ofertan servicios de línea sin disponer en realidad de flota efectiva, tienen las horas contadas. La integración vertical que se está produciendo en las grandes compañías navieras los dejará fuera del mercado. Los grandes clientes disponen en estos momentos de una atención prioritaria y mejores ofertas frente al resto de usuarios, que es atendido transversalmente a través de empresas del mismo grupo, pero especializadas en servicios a menor escala. Se incrementan las facilidades por tanto para los mayores volúmenes de carga. Maersk sigue liderando las rutas norte-sur con el 30% del mercado, mientras que Evergreen lo hace en las rutas transpacíficas, con un 34% sobre el total de la oferta.


Con todos estos condicionantes, el coste del transporte marítimo seguirá siendo un factor inflacionario de la economía mundial en 2023. Y aunque ciertamente los costes de los fletes se están reduciendo, los movimientos del sector siguen manteniendo una estructura que favorece la tendencia inflacionista. El último informe de la ONU del pasado mes de noviembre así lo refleja, anticipando un incremento de precios de las importaciones mundiales del 11% y de los precios del consumo del 1,5% hasta 2023. La continuidad de nuevos brotes del virus contribuye a que no se reequilibre el gasto por sectores. La demanda de determinados productos en contra de otros asociados con anterioridad al gasto corriente de las familias, sigue impulsando un flujo import-export diferente a lo que estábamos acostumbrados y solo la actual subida de la inflación está moderando esta tendencia.


El Banco Central Europeo vaticina a priori en la zona euro una inflación del 1,7% para 2022 y del 1,5% para 2023, aunque es muy probable que estos valores tengan que ser revisados al alza y probablemente por encima del 2%. Con todo ello y de la misma manera que ha actuado la FED, los tipos de interés de la zona euro subirán irremediablemente a corto plazo, momento en el que podría reducirse ligeramente la actividad en la cadena logística.


4


En Asia Meridional, India despierta de su letargo pandémico, consciente de tener que reforzar su papel ante la fuerte competencia china. Apuesta a la vista de los acontecimientos, por reforzar su estructura portuaria nacional, aumentando la eficiencia de su cadena de suministro, reduciendo los costes logísticos y relanzando su economía por encima de los 5 billones de dólares anuales. En su plan estratégico se apuesta por grandes puertos hub, especializados en megabuques de trasbordo, reduciendo los costes operativos, los tiempos de respuesta de los buques y aumentando la eficiencia y los rendimientos. La inversión prevista en infraestructuras, generaría asimismo una importante cantidad de empleos directos e indirectos.


Y es que un sistema logístico eficiente, es el mejor catalizador para mejorar la competitividad en todos los sectores de la economía, incluso en tiempos inflacionistas. No lleguemos tarde al futuro.

La inflación se deja notar en la cadena logística

|

1

_____

La reciente visita del presidente norteamericano Joe Biden a los principales puertos de la costa oeste americana para desbloquear el flujo de mercancías y reducir las esperas de los buques, no ha dado el resultado esperado inicialmente. Se precisa agilizar la retirada de contenedores vacíos de las terminales, para dotar así de mayor agilidad a toda la cadena logística y recuperar el flujo normal de contenedores de regreso hasta los puertos de origen. Se ha planteado incluso la posibilidad de imponer sanciones a las empresas de transporte, que incumplan los plazos prestablecidos para la retirada de mercancías de las terminales. Otra medida que se ha puesto sobre la mesa de negociación, era la de incrementar los horarios del personal portuario, aumentando los turnos y operando las 24 horas. Finalmente, y fruto de la fortaleza que sigue demostrando el sector en EE.UU., se han evitado las sanciones y como contramedida de urgencia, se ha decretado la descarga de buques en otras instalaciones de segundo orden, reduciendo parcialmente las esperas de los portacontenedores en fondeo.


El ejecutivo de Biden ha continuado trabajando en las posibles soluciones al problema de la cadena logística. Buscando una mayor efectividad de las medidas del gobierno americano, se ha planteado la aprobación de acciones legislativas específicas para el transporte. La Cámara de Representantes de Washington DC ha admitido un proyecto de ley, para afianzar las cadenas de suministro. La conocida como Ley de reforma del Transporte Marítimo (OSRA), cuenta con aprobación previa. Los más significativo, es que insta a las compañías navieras a que cumplan con unos estándares mínimos de servicio público. Reforzar la competitividad, evitar las prácticas fraudulentas o los incrementos de tarifas de manera desorbitada, son objetivos que plantea para luchar asimismo contra la inflación creciente del país. Se persigue un regulador federal más efectivo del transporte marítimo que proteja a los EEUU del desequilibrio comercial y las exportaciones desde sus puertos. Los cargos por detención o sobrestadía deberán estar debidamente justificados para poder ser aplicados. La ley viene motivada asimismo por el desequilibrio comercial que arrastra EEUU con China y que se eleva ya a 310.000 millones de dólares en 2020, cifra que ha aumentado en un 27% durante los últimos 20 años.


2


Pero la ley OSRA, una vez sea aprobada definitivamente, no solucionará de manera inmediata los problemas del flujo transpacífico. A grandes males, grandes remedios. Así lo ha entendido el gigante del e-commerce, Amazon, que ha fletado sus propios buques y aviones, para garantizar la llegada y entrega de sus suministros. Y no le ha ido nada mal. Incrementó sus envíos en 2020 en un 53% respecto al año anterior. Un 72% de estos los ha realizado con medios propios. La flexibilidad de poder controlar tus propios buques y aviones, te permite no solo elegir los puntos de descarga en cada momento, sino también ajustar los tiempos de navegación, evitando la dependencia de terceros o posibles retrasos.


En general y tras el cierre de las estadística de octubre, se aprecia un ligero enfriamiento en el flujo de mercancías de los principales puertos. Los nodos de Long Beach y Los Ángeles registran un descenso en la importación de productos contenerizados del 6,2%. El nivel de los stocks se sitúa después de muchos meses en valores positivos, lo que es sinónimo de un cambio de tendencia en la demanda.


La inflación sigue en proceso ascendente, motivo por el que la Reserva Federal Americana ha acelerado medidas de “tapering” para los mercados, anunciando en la última reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), que prevé elevar los tipos de interés. El FOMC también ha acelerado la reducción de su programa de compra de bonos, anunciando que dejará de adquirirlos en marzo del año que viene. A medio plazo, las proyecciones apuntan a tres subidas de tipos en 2022, tres más en 2023 y dos en 2024. Este drástico ajuste en la política monetaria, se produce tras superar la inflación de EE.UU. el valor de 6,8%, justo en el momento de escribir el presente artículo.


La reacción de los mercados ha sido inmediata. Los valores en los principales parquets se han disparado ante el anuncio de la FED. Sin duda se trata de un punto de inflexión en las políticas monetarias que tendrá repercusión inmediata no solo en los mercados bursátiles sino también en los costes del transporte.


3


En el sector naviero, las empresas que ofertan servicios de línea sin disponer en realidad de flota efectiva, tienen las horas contadas. La integración vertical que se está produciendo en las grandes compañías navieras los dejará fuera del mercado. Los grandes clientes disponen en estos momentos de una atención prioritaria y mejores ofertas frente al resto de usuarios, que es atendido transversalmente a través de empresas del mismo grupo, pero especializadas en servicios a menor escala. Se incrementan las facilidades por tanto para los mayores volúmenes de carga. Maersk sigue liderando las rutas norte-sur con el 30% del mercado, mientras que Evergreen lo hace en las rutas transpacíficas, con un 34% sobre el total de la oferta.


Con todos estos condicionantes, el coste del transporte marítimo seguirá siendo un factor inflacionario de la economía mundial en 2023. Y aunque ciertamente los costes de los fletes se están reduciendo, los movimientos del sector siguen manteniendo una estructura que favorece la tendencia inflacionista. El último informe de la ONU del pasado mes de noviembre así lo refleja, anticipando un incremento de precios de las importaciones mundiales del 11% y de los precios del consumo del 1,5% hasta 2023. La continuidad de nuevos brotes del virus contribuye a que no se reequilibre el gasto por sectores. La demanda de determinados productos en contra de otros asociados con anterioridad al gasto corriente de las familias, sigue impulsando un flujo import-export diferente a lo que estábamos acostumbrados y solo la actual subida de la inflación está moderando esta tendencia.


El Banco Central Europeo vaticina a priori en la zona euro una inflación del 1,7% para 2022 y del 1,5% para 2023, aunque es muy probable que estos valores tengan que ser revisados al alza y probablemente por encima del 2%. Con todo ello y de la misma manera que ha actuado la FED, los tipos de interés de la zona euro subirán irremediablemente a corto plazo, momento en el que podría reducirse ligeramente la actividad en la cadena logística.


4


En Asia Meridional, India despierta de su letargo pandémico, consciente de tener que reforzar su papel ante la fuerte competencia china. Apuesta a la vista de los acontecimientos, por reforzar su estructura portuaria nacional, aumentando la eficiencia de su cadena de suministro, reduciendo los costes logísticos y relanzando su economía por encima de los 5 billones de dólares anuales. En su plan estratégico se apuesta por grandes puertos hub, especializados en megabuques de trasbordo, reduciendo los costes operativos, los tiempos de respuesta de los buques y aumentando la eficiencia y los rendimientos. La inversión prevista en infraestructuras, generaría asimismo una importante cantidad de empleos directos e indirectos.


Y es que un sistema logístico eficiente, es el mejor catalizador para mejorar la competitividad en todos los sectores de la economía, incluso en tiempos inflacionistas. No lleguemos tarde al futuro.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad

opinión

Encuesta

Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad