Da inicio la campaña Juvena para conocer la abundancia de juveniles de anchoa en el golfo de Bizkaia

|


Juvena2016


JUVENA 2016 se llevará a cabo desde dos barcos, en una campaña que durará un mes.


Pasaia. AZTI y el Instituto Español de Oceanografía (IEO) inician la campaña científica JUVENA 2016, cuyo objetivo fundamental consiste en determinar la abundancia y distribución espacial de los juveniles de anchoa y los procesos oceanográficos implicados en el reclutamiento de estas especies en el golfo de Bizkaia. Para llevar a cabo el estudio, un total de 22 expertos de AZTI y del IEO partieron el pasado 30 de agosto a bordo de los buques oceanográficos Emma Bardán y Ramón Margalef, pertenecientes a las flotas de la Secretaría General de Pesca y IEO, respectivamente.


El centro tecnológico vasco realiza esta campaña desde 2003 y desde el año 2012 se lleva a cabo conjuntamente con el Instituto Español de Oceanografía (IEO). El estudio determinará la abundancia de anchoa juvenil; es decir, aquellos ejemplares cuya puesta aconteció en primavera y que se constituirán en adultos fértiles, con un año de edad, durante la primavera del próximo año. Los investigadores estudiarán además su estado de condición biológica y analizarán los factores ambientales que afectan a su supervivencia y reclutamiento a la pesquería. La estima de biomasa juvenil servirá para predecir la cantidad de anchoa que alcanzará la edad adulta (predicción del reclutamiento entrante a la pesquería) durante el próximo año. Los resultados de la campaña JUVENA se emplean para efectuar recomendaciones a las autoridades pesqueras sobre las capturas admisibles de anchoa.


El estudio -financiado por el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, la Secretaría General de Pesca y el Instituto Español de Oceanografía- se prolongará durante 30 días, en los que los dos barcos recorrerán prácticamente la totalidad del golfo de Bizkaia. AZTI será responsable de la evaluación de juveniles mientas que el IEO se responsabilizará de los aspectos ecológicos relacionados con la dinámica del reclutamiento. Los científicos calcularán la abundancia de juveniles mediante métodos acústicos. El método consiste en emitir ultrasonidos al mar y analizar sus ecos para estimar la biomasa en la zona de estudio.


Los científicos se plantean también otros objetivos suplementarios, como estudiar el estado de la condición biológica de la anchoa juvenil y su comportamiento, así como analizar las condiciones oceanográficas y los componentes del ecosistema pelágico –entre la superficie y unos 400 metros de profundidad-, desde el plancton hasta la comunidad de peces pelágicos y los predadores superiores que se alimentan de anchoa (aves y mamíferos marinos). El conocimiento de este ecosistema resulta de gran importancia para comprender el proceso de desarrollo de las anchoas, desde su etapa larvaria hasta alcanzar la edad de un año.


La campaña científica JUVENA emplea dos barcos de pequeño o mediano tamaño, ya que su menor calado les permite prospectar en las condiciones más óptimas las poblaciones de anchoa juvenil, que suelen ocupar los primeros metros de la columna de agua. Otra razón para utilizar dos embarcaciones es poder cubrir un área potencial de distribución muy extensa en poco tiempo, ya que los juveniles pueden habitar en estas fechas desde aguas oceánicas situadas mar adentro hasta aguas cercanas a la costa.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.