Canarias Offshore Hub

|




Roberto González

CEO Deep Marine.


A día de hoy, podemos decir sin temor alguno a equivocarnos que Canarias se ha posicionado, de manera importante, en el ojo del huracán en el mundo del Oil & Gas. Esto es, en ese amplio apartado del sector ofsshore dedicado a la exploración y explotación de hidrocarburos en alta mar. Y lo ha hecho sin que se hayan producido perforaciones en el entorno de las aguas del archipiélago: han sido las empresas canarias, así como las autoridades locales (con mención especial para las autoridades portuarias de Las Palmas y de Santa Cruz de Tenerife), las que han realizado ese esfuerzo notable por atraer a nuestras costas a los actores más relevantes de un mercado nuevo y lucrativo.


Y, sí, aludo a la gestión de los puertos, pero, sin lugar a dudas, han sido los agentes privados (astilleros y consignatarias, principalmente), los que han emprendido el trabajo comercial y de proyección de sus propias capacidades y los muelles en los que operan. Estas empresas han sido las verdaderas protagonistas de esta evolución del negocio en las Islas Canarias.

Canarias, como bien es conocido, se encuentra en una posición geoestratégica envidiable, por ser punto de paso casi obligado de centenares de buques al año en su tránsito Europa-América-África. Y el Oil & Gas mantiene tiene una importante flota en las costas latinoamericanas y en África, que requiere que la observemos con detenimiento. Que prestemos atención a su evolución, inquietudes y necesidades en cada momento ya que viven en un mercado ya de por sí voluble y cambiante.


Según la última estadística de unidades Offshore a nivel mundial, se contabilizan 187 y 81 unidades o grandes buques de perforación en Latinoamérica y África, respectivamente. Esto es, hay un potencial de 268 unidades que están actualmente operando. Aun en un momento en el que el precio del barril de crudo hace que los armadores no alcancen a menudo el umbral de rentabilidad: se han dejado de extraer hidrocarburos en el mar porque ya no es rentable con los precios de venta en el mercado. Hablamos, en concreto, de un descenso de 69 unidades en Latinoamérica y África desde enero del 2016. Y de 272 unidades desde enero de 2014. Flota que habría que preguntarse dónde está operando. O dónde se encuentra parada, esperando ser reactivada, o bien preparándose para ser desguazada.


Con todo, estos números no incluyen las unidades o buques FPSO, que a principios de 2016 eran más de 80 en servicio activo entre Latinoamérica y África. Y conviene no olvidar este detalle. En total, podemos decir que tenemos actualmente un mercado potencial de más de 345 unidades activas, con sus buques de apoyo (los sofisticados supply), que actualmente están en aguas que podemos considerar como un entorno de influencia de las Islas Canarias. Creo que, en este momento, es importante contar con las herramientas para conquistar, de manera definitiva, el mercado offshore y hacerse un hueco para convertir a Canarias en la nueva Singapur del Atlántico. Pese al momento del mercado, con una parada de duración imprevisible en parte de esta flota, pero que no deja de vivir una situación que debemos considerar coyuntural. Esta instantánea no se alargará eternamente.


En consecuencia, hay que apostar con valentía por servicios de calidad, personal altamente cualificado y que no esté sujeto a las barreras idiomáticas, que más a menudo de lo deseable sufrimos en las Islas, paradójicamente una región que vive en torno al turismo. Apostar por la profesionalidad de los proyectos que se acometen y que se prestan al armador, para así ganarnos su fidelidad. Y es que, en su eventual regreso a Latinoamérica o África, este es un actor que nos debería tener como referente en sus operaciones. Porque no olvidemos que estas 345 unidades que están actualmente en servicio no pasarán por puerto, pero aun así seguirán necesitando asistencia. Una asistencia que, indudablemente, puede ser prestada desde los puertos canarios con un alto nivel de calidad y eficiencia.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.