ECSA valora positivamente el acuerdo sobre emisiones de la aviación y confía en la adopción por la OMI de nuevos objetivos para el transporte marítimo

|

ECSAMaltaOMI



El transporte marítimo cuenta con un régimen para la reducción de emisiones de CO2 que está en vigor con carácter obligatorio desde 2013.


(ANAVE). La organización de las asociaciones europeas de navieros (ECSA) ha valorado positivamente el acuerdo alcanzado por la Organización Internacional de la Aviación Civil (ICAO), en su 39ª asamblea, sobre una nueva medida de mercado de ámbito mundial denominada CORSIA para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la aviación internacional.


"Felicitamos a nuestros colegas de la aviación por este nuevo hito en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte internacional”, dijo el presidente de ECSA, Niels Smedegaard, en un comunicado. "Estamos seguros de que, a finales de este mes, la Organización Marítima Internacional (OMI) decidirá sobre los próximos pasos para el transporte marítimo", añadió.


El plan CORSIA, que acaba de ser adoptado por la ICAO pretende compensar cualquier aumento de las emisiones de CO2 de la aviación internacional a partir de 2020, ya sea con medidas técnicas o mediante su compensación económica. Se aplicará al transporte aéreo internacional, en principio voluntariamente, a partir de 2021, y tendrá carácter obligatorio desde 2027.


El transporte marítimo, por su parte, cuenta con un régimen para la reducción de emisiones de CO2 que está en vigor con carácter obligatorio desde 2013, tanto para transportes nacionales como internacionales. Está previsto que, partiendo de esta base, que ha permitido ya un importante descenso de las emisiones, a finales de este mes de octubre, la OMI introduzca un sistema de recogida de datos globales de emisiones de CO2 de los buques, que entrará en funcionamiento en 2018. Un análisis de estos datos permitirá establecer objetivos realistas para una futura reducción adicional.


"Apoyamos a nuestros colegas de la Cámara Naviera Internacional (ICS) en su reciente petición a la OMI para establecer un calendario para la reducción adicional de las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector del transporte marítimo", continuó Niels Smedegaard. "Es importante que la OMI no se detenga en el sistema de recogida de datos y responda de forma efectiva a la Declaración de París sobre el Cambio Climático", concluyó.


La sostenibilidad ambiental del transporte marítimo en general y la reducción de las emisiones de CO2 en particular fueron dos de los asuntos tratados en el seminario sobre la política europea de transporte marítimo que ECSA y la Asociación Internacional de Armadores de Malta organizaron en La Valeta la pasada semana, y en el que participó ANAVE.


Desde el Parlamento Europeo en Estrasburgo, la eurodiputada maltesa Miriam Dalli, miembro de la Comisión de Medio Ambiente, comentó: "Creo que la OMI debería liderar la acción internacional para impulsar los esfuerzos del sector. Una actuación global evitaría el riesgo de una pérdida de competitividad. Pero el sector marítimo tiene que actuar y tiene que hacerlo con rapidez. Por tanto, es crucial que la OMI envíe un mensaje fuerte y vibrante a la comunidad internacional de que se tomarán medidas".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.