Trasmediterránea: las ayudas a residentes no peninsulares penalizan al barco frente al avión

|


Supone adicionalmente premiar un medio de transporte más contaminante frente a uno más limpio.


El director Comercial de Trasmediterranea, Miguel Pardo, participó esta semana en el seminario “Transporte e insularidad: limitaciones y perspectivas”, organizado por la Conferencia de Regiones Marítimas Periféricas que tuvo lugar en la sede de la Cámara de Comercio de la capital balear.


En dicho encuentro se ha debatido sobre la situación del transporte marítimo en las regiones insulares, con los principales problemas desde el punto de vista del naviero y propuestas para que las políticas de la UE permitan mejorar la situación actual.


Durante su intervención, Miguel Pardo ha afirmado que “el principal problema de los navieros en este tipo de transporte es que se demandan altas frecuencias y tarifas bajas, mientras que la carga transportada está claramente descompensada, y los servicios e infraestructuras suelen ser más caros y de peor calidad que en la Europa continental”.


En el lado positivo, Miguel Pardo ha destacado que “el tráfico de pasajeros , además de carga, de los buques que conectan las islas permite mejorar la rentabilidad”, a pesar de que la influencia del transporte aéreo es enorme temporada alta.


El Director Comercial de Trasmediterranea ha concluido que las ayudas al pasajero deberían permitirle elegir libremente su medio de transporte preferido. "A día de hoy, se penaliza el barco frente al avión al subvencionar sólo el tramo marítimo en el primer caso frente al total del trayecto en el segundo. Y eso supone adicionalmente premiar un medio de transporte más contaminante frente a uno más limpio”



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.