Lloyd's Register recomienda celeridad al sector naval para adaptarse al Convenio de la OMI sobre el agua de lastre

|


Lloyd's Register recomienda celeridad al sector naval para adaptarse al Convenio de la OMI sobre el agua de lastre. José María González Verdejo, ingeniero naval y especialista de Lloyd's Register, considera necesario un esfuerzo extraordinario para "a marchas forzadas" adaptar la tecnología naval a las exigencias de la nueva normativa internacional sobre el agua de lastre de los buques que entra en vigor el próximo día 8 de septiembre. González Verdejo impartió la pasada semana un curso en el Puerto de Las Palmas, junto a la Fundación Puertos de Las Palmas y el centro de formación Trescuartas.


El denominado Convenio Internacional para el Control y Gestión del Agua de Lastre y los Sedimentos de los Buques (BWM) se adoptó en 2004 con el fin de introducir reglas mundiales para controlar la transferencia de especies potencialmente invasoras entre diferentes regiones del planeta. Una vez que el instrumento entre en vigor será necesario que el agua de lastre sea tratada antes de que se libere en un nuevo lugar, de manera que los microorganismos o pequeñas especies marinas sean eliminadas. 


"Estas aguas trasladan desde un puerto de origen a otro que está situado a miles de millas una serie de microorganismos que posteriormente se adaptan a su nuevo medio, se convierten en especies invasoras y generan serios problemas ecológicos y económicos a las áreas geográficas donde están los puertos de destino", explica González Verdejo. Según este especialista de Lloyd's Register, España tiene que darse prisa. Armadores y navieras y autoridades portuarias "deben ponerse las pilas en la asunción conceptual y tecnológica de lo que preconiza el convenio BWM porque queda ya muy poco tiempo para su entrada en vigor. Bien es cierto que en este caso la normativa ha ido por delante de la tecnología porque se exigen una serie de requisitos que la industria no ha estado siendo capaz de asumir".


González Verdejo recuerda que serán los países firmantes los garantes del cumplimiento en sus puertos de lo estipulado por la normativa internacional: "Los buques tendrán que instalar, como un equipamiento más, una estación depuradora de aguas antes de cargar o soltar agua de lastre en los puertos. Hasta ahora esas aguas se soltaban en los puertos sin control alguno". En el Puerto de Las Palmas "he notado que hay mucho interés por parte de la Autoridad Portuaria y por parte de las empresas privadas para conocer el texto del convenio. En el curso que he impartido, organizado por la Fundación Puertos de Las Palmas y Trescuartas, hemos informado del estado de la reglamentación y de las soluciones técnicas disponibles en el mercado para cumplir con el citado convenio a partir del próximo septiembre, cuando entre en vigor", concluye González Verdejo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.