El Gobierno canario informa en el Parlamento sobre las medidas adoptadas para compatibilizar la protección a la lapa majorera con la pesca tradicional a caña en Fuerteventura

|

La consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, informó en el Parlamento de Canarias sobre las acciones llevadas a cabo para compatibilizar la protección a la lapa majorera con la pesca tradicional a caña en Fuerteventura.


Según explicó la consejera, esta actividad quedó limitada en diversas zonas de la Isla -gran parte de ellas coincidentes con Espacios Naturales Protegidos-con la entrada en vigor en 2015 del Plan de Recuperación de la Lapa Majorera. Tras la solicitud del Cabildo de Fuerteventura de atender las demandas de los ciudadanos residentes en la Isla sobre dichas limitaciones, se convocaron reuniones en las localidades de Corralejo y de Gran Tarajal a las que asistieron los vecinos afectados y representantes de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y de la Corporación insular.

En estas reuniones se atendió a la solicitud de permitir la pesca recreativa en todos los sectores del norte y centro de Fuerteventura, porque en esas zonas no existen poblaciones de lapa majorera.


Igualmente, se acordó con los pescadores establecer una moratoria a la restricción de pesca con caña en el Parque Natural de Dunas de Corralejo y en el Monumento Natural de Cuchillos de Vigán hasta que se produzca la traslocación a estas zonas de ejemplares de lapas procedentes de la población de Jandía.


La lapa majorera (Patella candei) es una especie macaronésica en peligro de extinción de la que solo quedaban unos 3.000 ejemplares en la costa de Punta de Jandía cuando se puso en marcha el Plan de Recuperación. La especie vive desde principios de este siglo una situación alarmante como consecuencia, entre otros factores, de la presión que ejerce la población y el turismo, debido a sus características etológicas y de hábitat.


El Plan de Recuperación puesto en marcha en 2015 tiene por objetivo la protección y recuperación de la especie en su hábitat y establece una zonificación y un régimen de usos para el litoral majorero. Persigue, asimismo, promover la sensibilización ambiental tanto de los propios majoreros como de los turistas que visitan la Isla.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.