Con los pies en el suelo, mejor

|


Oceanrigathena


Por Roberto González

CEO de Deep-Marine


Me sorprende leer estos días en la prensa que la recuperación del sector oil & gas está a la vuelta de la esquina, porque el petróleo se encuentra alrededor de los 54 $/barril.


Entiendo que hay que lanzar mensajes optimistas y alentadores, pero o bien nos quieren engañar con falsos argumentos o no se leen las noticias internacionales y alguien escribió una nota de prensa y nadie, ni tan siquiera, se planteó contrastar alguno de los datos expuestos.


Como ya está claro para todos los que siguen la industria, es poco probable que las compañías petroleras internacionales aumenten inversiones en nuevos proyectos mientras el precio del petróleo esté por debajo de los 60 dólares por barril.


Las perspectivas a corto plazo son claras.


En primer lugar, el petróleo está por debajo de los 60 dólares por barril. En segundo lugar, el petróleo debe pasar meses por encima de los 60 dólares por barril para mostrar que el alza es sostenible. Y en tercer lugar, las empresas deben de volver a generar ingresos suficientes para poder destinar, en sus presupuestos, inversión a estos nuevos proyectos. Por lo tanto, cualquier retroceso real en la actividad se pospone por lo menos hasta 2019.


Ya Chevron, conjuntamente con otras compañías, anunció en 2016 otra bajada importante de su CAPEX (capital expenditure, de los que se financian los proyectos de nueva exploración).


Veamos la situación de algunos constractors tras su informe del primer trimestre en bolsa:

1. Chervon terminó con Transocean Asgaard, aunque la plataforma tenía contrato hasta junio de 2017. El Dhirubai Deepwater KG2 de Transocean tiene contrato en Myanmar de febrero de 2017 a julio de 2017 con un day rate no revelada.


2. El reciente informe de Noble Drilling. sobre el estado de la flota mostró que la compañía estaba dispuesta a cerrar contrato con la Noble Regina Allen, un jack-up construido en 2013, a una tarifa diaria de 88.500 dólares por dos años.

3. Ensco contrato su Jack-up Ensco 54 en un contrato con Saudi Aramco desde enero de 2017 hasta el 22 de septiembre a un valor aproximado de $ 70,000.


4. Transocean declaró que no estaba dispuesto a poner en el mercado toda su flota en contratos de low cost. Esta es una estrategia normal si la compañía asume la recuperación del day rate en 2018 y funciona en vacío. Desafortunadamente, la perforación en alta mar es un escenario altamente competitivo y si un perforador no quiere cerrar un contrato de su flota en contratos de day rate bajos, otros si estarán dispuestos a hacerlo, como muestra Ensco.


5. Las negociaciones de reestructuración en curso de Seadrill, Ocean Rig y Pacific Drilling no darán lugar a una mayor actividad de desguace. Mientras que Seadrill (al menos a juzgar por las primeras propuestas) quiere llevar la deuda a más larga plazo, Ocean Rig y Pacific Drilling no tienen esta opción y sus nuevas flotas probablemente terminarán en manos de los acreedores, intensificando aún más la batalla por escasos contratos.


En fin, mejor con los pies en el suelo, que mostrar tanto optimismo parece prematuro en este punto.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.