José Juan Rodríguez Castillo (FECOL) afirma que el Arsenal de Las Palmas es suelo portuario

|


Parque maritimo EDIIMA20140314 0042 13


El presidente de la Federación Canaria de Operadores Logísticos (FECOL), José Juan Rodríguez Castillo, ha manifestado hoy su opinión sobre un posible, "aunque improbable", dijo, traslado del Arsenal de Las Palmas. Lo ha hecho recordando a los políticos municipales y a los actuales gestores portuarios que el suelo que actualmente ocupa la Base Naval de Las Palmas es de origen portuario y que ya el Ayuntamiento cedió parte de su territorio a Defensa en un pleno celebrado en el año 1941. 


Rodríguez Castillo afirma que si "al final de este dilatado culebrón" se acuerda el traslado del Arsenal, el suelo liberado debe quedar a disposición del Ministerio de Fomento y considera que no se debe ceder gratuitamente "un suelo que vale dinero" a un ayuntamiento "que obliga a los empresarios del Puerto de La Luz y de Las Palmas a pagar el tipo máximo del IBI sin ni siquiera aportar ningún servicio, como podría ser el de una línea de Guaguas Municipales o un servicio de guardería para los niños de los trabajadores del puerto". Según el presidente de FECOL, "el espacio que pudiera recuperarse tiene que ser aprovechado por la Autoridad Portuaria de Las Palmas para generar ingresos con las actividades que se soliciten. Si no hay calado para el atraque de un tipo de barcos, sí que lo habrá para embarcaciones de menor calado, como es el caso de algunos yates, por ejemplo". 


Rodríguez Castillo considera que los políticos están "engañando a los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria diciendo que quieren quitar el Arsenal para ganar espacio para la ciudad y para garantizar un acceso directo al litoral desde la zona de Mesa y López. Llevamos años con esta historia y quienes conocemos su origen sabemos que esta parte del litoral no es zona que pertenezca a la ciudad". 


Rodríguez Castillo recuerda que fue en el año 1932 cuando la Asociación de Exportadores Fruteros de Las Palmas comienza la construcción de un muelle sobre las ruinas del Castillo de Santa Catalina y que durante la Segunda Guerra Mundial, con motivo de la continuada presencia en el Puerto de Las Palmas de buques de países beligerantes, el Estado Español toma la decisión de establecer un Arsenal para el mantenimiento de una escuadra de buques de carácter permanente. En diciembre de 1940, por orden del gobierno, se traspasa al Ministerio de Marina, siendo director del puerto Caballero de Rodas. Según datos históricos, en 1941 es expropiado de forma oficial temporalmente a la Junta de Obras del Puerto el Muelle Nuestra Señora del Pino y es en ese mismo año, en un pleno extraordinario celebrado el 8 de enero, cuando el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria cede las instalaciones que tenía en la zona. Presidía dicho pleno el alcalde Jesús Ferrero Jimeno, un pleno convocado sólo para "fijar las condiciones económicas para ceder al Ministerio de la Marina los antiguos talleres del tranvía". 


La historia interminable


Rodríguez Castillo lamenta la oportunidad perdida a finales del pasado siglo, cuando el Gobierno de España propuso levantar una base de la OTAN en la zona de Gando, con el consiguiente traslado de la Base Naval a esa zona de la isla "de forma totalmente gratuita, pero los políticos del momento, que no querían saber nada de la OTAN, se negaron en rotundo", afirma. Para el presidente de los operadores logísticos, la batalla por recuperar el terreno del Arsenal se ha convertido en un culebrón interminable, porque, asegura, "desde que en Gran Canaria se evitó a toda costa su traslado a Tenerife, que quería la Base Naval, todos los gobiernos han dicho siempre lo mismo a nuestros políticos: que vale, que sí, que lo vamos a estudiar, como ahora dice la ministra de Defensa, que vamos a reunirnos en una linda e inoperante comisión, pero...pero ¿quién va a pagar cuánto...?". 


Rodríguez Castillo recuerda que en el año 1998 viajó a Madrid como presidente de los consignatarios de Las Palmas para hablar con el ministro de Defensa del momento, Eduardo Serra, del gabinete Aznar. Se desplazó a la capital de España para proponer el traslado del Arsenal junto al entonces presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Hernández, y al diputado nacionalista José Carlos Mauricio. El coste de la operación se cifraba entonces en 40 mil millones de las antiguas pesetas. El destino de la base estaría en la zona de Gáldar, al norte de Gran Canaria. La operación estuvo a punto de concretarse, pero "luego aparecieron los listos de turno diciendo que ese espacio sería urbano y que se construirían dos hoteles de cuarenta metros, que allí se instalaría el recinto ferial, que habría lugar para un centro de artesanía y de exposiciones y que hasta el carnaval tendría un foso en el que celebrarse. Se dijo que hasta El Corte Inglés sería trasladado a ese espacio. Hubo rechazo frontal de los vecinos. En fin, un disparate. Se pensaba que con el dinero obtenido con estas operaciones se podía hacer frente al coste del traslado. Y así seguimos, ahí está el Arsenal y parece que ahí seguirá durante mucho tiempo", concluye José Juan Rodríguez Castillo. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.