CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN

El tráfico total en el Puerto de Vigo registra una caída del -13,6% en el mes de marzo tras la convocatoria de huelga de la estiba

|

20151113 Puerto Vigo Terminales Concesiones puertos 1


Ha provocado el desvío de hasta ocho escalas de servicios regulares de contenedores a otros puertos y la preferencia de los semirremolques ro-ro por la carretera.


Ha supuesto la pérdida de hasta 14.000 toneladas de mercancía, de acuerdo con las medias de tráficos de las últimas semanas.


Una vez más, el Puerto de Vigo cierra sus estadísticas mensuales en negativo. Tal y como ya había anunciado el Presidente de la Autoridad Portuaria viguesa, Enrique López Veiga, tras la reunión del último Consejo de Administración de la institución, "el mes de marzo sería especialmente negativo para el Puerto olívico, al verse afectado, en gran medida, por el anuncio de huelga en la estiba", lo que, finalmente, ha provocado el desvío de escalas de servicios regulares de contenedores a otros puertos, y el desvío a la carretera de semirremolques ro-ro.


Por segundo mes consecutivo, la situación actual de la estiba, pendiente de la aprobación de un Real Decreto que regule el sector y evite multas multimillonarias a España, ha afectado a los tráficos portuarios españoles. Tanto es así que, a pesar de haber movido hasta 329.120 toneladas de mercancía en un solo mes, el tráfico total ha registrado una caída del -13,6% respecto al mismo mes de 2016. Por su parte, el tráfico de mercancía general -sin contar los graneles- ha sido de 286.644 toneladas, lo que ha supuesto una bajada también del -12,4%.


Según aseguró el máximo responsable portuario, esta fuerte caída, consecuencia del desvío de escalas de buques portacontenedores de Hapag Lloyd y Maersk, han supuesto la pérdida de hasta 14.000 toneladas de mercancía, de acuerdo con las medias de tráficos de las últimas semanas.


No obstante, según la nota remitida por la Autoridad Portuaria de Vigo, la influencia de la huelga no solo se ha manifestado en el desvío de estas escalas -un total de 8-, si no que, según aseguró López Veiga, "algunas empresas han desviado mercancías a puertos portugueses, por la amenaza de que las mismas pudiesen quedarse un tiempo excesivo en el puerto, aun teniendo escala en Vigo su naviera habitual".


Con todo, entre las mercancías que cierran el mes en negativo, destacan los metales y sus manufacturas (-40,56%), que han sufrido un descenso significativo transportados como mercancía general en convencional, incrementándose ligeramente en contenedor; las maderas, duelas y traviesas (-31,81%) y el granito elaborado (-20,18%), que siguen la senda negativa de los últimos 9 meses, afectados por el traslado de ciertas operaciones de Maersk al Puerto de Marín; y, sobre todo, la pesca congelada (-12,92%). “Este descenso -explicó- genera una gran preocupación en el Puerto de Vigo, tanto por sus cifras, como por la repercusión que el traslado de esta mercancía a otro puerto pueda ocasionar a todo el ecosistema industrial de Vigo.” Los tráficos de pesca congelada que más han sufrido en el mes de marzo en comparación con el mismo mes de 2016, han sido los que se mantienen con Portugal, EEUU, Ecuador e Islandia.


Igualmente, durante el mes de marzo han bajado el número de contenedores movidos por grúa (--16,12%) y los ro-ro (-10,87). En total, se movieron 17.112 TEUS, frente a los 20.210 TEUS de marzo de 2016, lo que supuso una caída del -15,33%. Una vez más, este descenso se ha debido, principalmente, a la afección de la convocatoria de la huelga de la estiba.


Por el contrario, los automóviles (+21,12%); las conservas (+17,57%); la pizarra (+2,59%); y la pesca fresca (+11%) han anotado importantes subidas, situándose los automóviles como la principal mercancía movida en el Puerto de Vigo, con un importante porcentaje al alza en comparación con el mes de marzo de 2016. Igualmente, sigue la tendencia creciente del número de GTS (+6,08%).


Tráficos acumulados


El tráfico total del acumulado del año ascendió a 958.742 toneladas, lo que supuso un descenso del -3,4% respecto al mismo periodo de 2016. Por su parte, el tráfico de mercancía general -sin contar los graneles- fue de 836.137 toneladas, lo que supuso una caída del -4,2%. Destaca, no obstante, el incremento del tráfico de graneles sólidos (+20,05%).


Según los cálculos de la Autoridad Portuaria de Vigo, de no haberse producido el desvío de escalas regulares a otros puertos, bien por el conflicto de la estiba o por el “efecto Leixoes”, que ha afectado sobre manera a tráficos como el de la pesca congelada, se habría reducido la diferencia en el primer trimestre del año, pasando del -3,4% al -1,87%.


En cuanto a los principales tráficos, destacan las subidas experimentadas por mercancías de gran valor económico, como es el caso de las conservas (+48,41%), que han registrado un notable incrementado gracias al crecimiento de la importación desde Filipinas, India, Tailandia, Islas Mauricio o Papúa Nueva Guinea, así como el aumento de las exportaciones a Francia a través de la Autopista del Mar. En el caso de los automóviles (+6,88%), destacan los incrementos con destinos como Francia, Turquía e Italia; mientras que el cemento (+20,46%), también se incrementa de manera significativa pesar de que, en los últimos ejercicios, el tráfico de este tipo de mercancías sufrió una caída importante. El granito en bruto (+13,56%) y los metales y sus manufacturas (+2,55%), son otras de las mercancías que suben.


La principal mercancía del primer trimestre del año ha sido el tráfico de automóviles, ampliando su diferencia con la pesca congelada, por el crecimiento de la primera y el descenso de la segunda. Igualmente, sigue la tendencia creciente del número de GTS (+15,27%).


En cuanto a las mercancías que cierran los meses de enero, febrero y marzo en negativo, destacan las maderas, duelas y traviesas (-35,04%), vinculada al traslado de Maersk a Marín; el granito elaborado (-25,57%); la maquinaria (-20,14%) y la pesca congelada (-7,21%). Según anotó López Veiga, continúa su segundo mes de tendencia a la baja, asunto que preocupa en gran medida, porque puede ser un indicativo de la fuga de tráficos cuyo destino es el “umland” del Puerto de Vigo, pero que utilizan en Puerto de Leixoes por las dificultades encontrada en el PIF vigués. 


Los países que más han descendido en comparación al primer trimestre de 2016 son China, Portugal, Islandia y Ecuador. Cabe destacar, por ejemplo, que el pasado ejercicio fue malo en cuanto a la pesca de calamar procedente de Argentina, por lo que, aunque en la comparativa del tráfico de este trimestre con el del año anterior aparecen cifras similares, en condiciones normales las cifras de 2017 deberían ser mucho más altas. Las piezas auto (-4,71%) y la pizarra (-0,13%), son otras de las mercancías que también bajan.


En relación a los contenedores, tanto los ro-ro como los lo-lo han sufrido un notable descenso. El número de escalas durante el periodo enero-marzo de 2017 se ha quedado en 338, y sigue la tendencia creciente del número de G.T., que ha sido un +15,27% que el mismo periodo del año anterior.


En cuanto a los principales datos económicos, la cuenta de resultados presenta una cifra de negocio con un +2,88% de incremento respecto al primer trimestre de 2016. El resultado de explotación obtenido en este tercer mes se sitúa en un resultado positivo de más de 47.000 euros, mejorando el obtenido en marzo de 2016 (-186.000 euros). La cifra de negocio alcanza el importe de 6.030.000 euros. Los resultados después de impuestos son positivos en 54.649 euros.


Tráfico de cruceros


Por otro lado, López Veiga informó al Consejo de Administración de la situación actual del tráfico de cruceros en el Puerto de Vigo. Según indicó, las previsiones actuales indican que la tendencia decreciente de este tráfico continuará en los próximos años y esta situación, aseguró, “no puede considerarse fruto de una única causa, sino más bien el resultado de un conjunto de factores”.


Para contrarrestar esta tendencia, López Veiga trasladó al Consejo una batería de propuestas, entre las que destacó la necesidad de que puerto y destino se coordinen, tanto en el ámbito de la promoción, como en la atención al pasajero. En este sentido, apostó por estrechar y reforzar las relaciones de todas las administraciones implicadas (Autoridad Portuaria, Concello, Zona Franca y las áreas de Turismo de la Diputación de Pontevedra y la Xunta de Galicia) a través de un instrumento de colaboración, a modo de comité, comisión o foro, que trabaje de forma continuada, así como su participación colaborativa en las ferias y asociaciones internacionales, lo que daría acceso a reuniones de gran calado con armadoras de cruceros.


Asimismo, López Veiga defendió la necesidad de mejorar la experiencia del pasajero durante su escala en Vigo. Dado que el crucerista permanece aquí alrededor de 8 horas de media y el porcentaje de pasajeros que abandona la ciudad no es elevado, “es necesario poner en valor de forma más enérgica lo que Vigo ofrece, a través de iniciativas que no son extremadamente costosas como, por ejemplo, señalizar y comunicar mejor la oferta turística o tener en cuenta los horarios de apertura los días de escala”.


En este sentido, abogó por “trabajar de forma interinstitucional” en la preparación de paquetes turísticos especiales, basados en opciones todavía no muy explotadas, como las que tienen que ver con la propia Ría de Vigo, la enología, las opciones que la naturaleza del entorno nos ofrece desde el punto de vista de su flora, fauna y paisaje (la rutas de las camelias, el senderismo o el BirdWatching), o la puesta en valor del patrimonio arquitectónico y artístico de pazos tradicionales, entre otros.


Por último, López Veiga explicó que la Autoridad Portuaria está trabajando en la modificación de los Pliegos de Condiciones que regulan los servicios portuarios, proceso que requiere de su aprobación por parte de Puertos del Estado, lo que previsiblemente se producirá a lo largo de este año. Según destacó, “las tasas de buque y de pasaje que aplica la Autoridad Portuaria, son iguales que en la mayoría de los puertos e incluso menores”, mientras que la principal diferencia radica en las tarifas de servicios portuarios como remolque, practicaje, amarre y servicios de pasaje que aplican empresas privadas que facturan directamente a la armadora.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.