La nueva línea entre Las Palmas y el Sáhara tensa los planes de Fuerteventura en Tarfaya

|


PlandeTarfayakGTD620x349abc


El lanzamiento de una nueva línea que hará servicios de carga entre Canarias, El Aaiún y Dakhla sin pasar por Fuerteventura dinamita las perspectivas de configuración de un mapa de cooperación técnica y empresarial entre esta isla y Tarfaya, lo que era el Cabo Juby o Villa Bens, con cargo a las partidas de cooperación transfronteriza de la UE, según publica hoy ABC.


Ocurre que en el entorno de las operaciones portuarias Tarfaya hay intenciones por parte de dirigentes políticos arabófonos, es decir, del Sáhara, por crear como un emirato empresarial saharaui que se establezca comercialmente por su cuenta con Fuerteventura.


Pero Tarfaya es parte de una región autónoma que se llama El Aaiún-Bojador-Saguia el Hamra, integrada en la agenda de Mohamed VI para lo que Marruecos denomina como Plan de Autonomía Avanzada con la que pretende, entre otras cosas, potenciar el control de la gestión del suelo que antes estaba bajo bandera de España. Tarfaya es la zona de Marruecos donde se pudieron ver en 2014 pintadas de apoyo al Daesh.


Diversas fuentes consultadas este viernes por ABC apuntan que "si la operación de Tarfaya no sale no es responsabilidad de los canarios, el origen está en El Aaiún, que no quiere desequilibrios de poderes".


Y es que on respaldos institucionales del Gobierno de Canarias pidiendo dinero en la UE y pagando hasta un Punto de Inspección Transfroteriza (PIF) en Puerto del Rosario, Fuerteventura, se articuló un proyecto en el que saharauis, puestos en cargos de responsabilidad política por Rabat y bajo la mirada atenta de los técnicos marroquíes en las Administraciones de El Aaiún, querían lanzar una línea marítima entre Tarfaya y Fuerteventura que no solamente afecataba a la pesca. También para productos agrarios y ganaderos.


Pero justo cuando va terminarse un puerto con un muelle de 709 metros que ha precisado esperar seis años de ejecucion y una planificación que viene de mediados de la pasada década, surge en Las Palmas una línea que acaba con las esperanzas de algunos operadores comerciales de Fuerteventura por crear su conexión directa con el continente africano sin pasar por Las Palmas.


La nueva línea


La nueva línea entre El Aaiun y Dakhla desde Las Palmas la lanza una empresa que se llama TMAS, S.L., que tiene como administradora única a Margarita Morales. Esta empresaria tuvo intereses en una empresa que se llama Perdomo y Morales.


En TMSA ha tenido intereses Antonio Socci, Elena Ortega y Noealia Ortega. Desde hace años, aunque no lo digan, a Marruecos el proyecto no le gustaba porque alteraba los nervios en El Aaiún. Pero se ofrecía desde las islas dinero de la UE vía cooperación de España. Y Rabat no ha querido nunca entorpecer la presión canaria.


Entre El Aaiún y Tarfaya, donde comenzó la Marcha Verde, hay 104,1 kilómetros en una carretera comarcal que llaman N1 con seis controles de tráfico. El transporte de coches partículares es muy lento y los camiones refrigerados con mercancías desde El Aaiún se observaba como un riesgo técnico para garantizar la cadena de frío.


Pero en Canarias estaban empeñados. Marruecos ha gastado, con respaldo financiero de la UE, 53 millones de euros. Ha desarrollado un parque eólico muy potente y dado concesiones mineras de fractura hidráulica y en alta mar, cosa a la que Fuerteventura puso el grito en el cielo.


En cuanto al puerto de Tarfaya, las previsiones de Marruecos en este recinto no detallan sino de "comercio de pescado" con Canarias. Nada de verduras, fruta o ganadería como se dice desde las islas. "Reanudar las actividades de pesca con 40.000 toneladas al año, 300 barcos de pesca artesanal, para perpetuar una línea de ferry con las islas Canarias (...) lo que extendería la cuenca de navegación canario en Marruecos", indica, literalmente, la idea que tiene Marruecos con el espacio portuario de Tarfaya.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.