La Cámara de Lanzarote reclama a Puertos del Estado que ponga orden en Las Palmas

|

Llorca 1


Es hora de que el presidente de Puertos del Estado aclare a las organizaciones conejeras si habrá financiación y de dónde saldrá para el cierre sur de Arrecife de la ampliación de Los Mármoles.


Con un poco de perspectiva, es un hecho que el presidente Llorca se comprometió con los representantes del PP en Lanzarote a impulsar la inversión en cuestión para acometer el cierre sur de Arrecife de la ampliación de Los Mármoles, pero no es menos cierto que a los empresarios de Gran Canaria, al Cabildo de Gran Canaria y a la propia Autoridad Portuaria de Las Palmas les expuso presionado por la situación que eso solo ocurriría si se consignaran fondos europeos.


Ahora que ya se sabe, y lo saben todas las partes implicadas, que los fondos europeos no se asignarán a este proyecto, es el presidente Llorca quien tiene que desenredar la madeja. 


Puede fallarle al PP de Lanzarote o a la Cámara de Lanzarote explicándoles que no fue eso exactamente lo que quiso decir y que hay que entender que se contaba con unos fondos que ahora no vendrán y eso cambia la situación y hace imposible acometer la inversión. También puede fallarle a las instituciones grancanarias, y sobre todo a los empresarios del Puerto de Las Palmas, y decirles que él es el que manda y que se utilizarán fondos propios generados por el tejido empresarial grancanario en su actividad con el puerto para hacer la mencionada obra en Lanzarote, y lo peor, eso supondrá suspender las obras necesarias previstas en el Puerto de Las Palmas. Pero la situación es más sencilla de resolver.


Puertos del Estado cuenta con recursos propios suficientes, algo más de 200 millones de euros, con los que se podría acometer la citada inversión. Esta decisión resolvería el malestar en Lanzarote: no les habría engañado; también en Gran Canaria: tampoco les habría engañado. Y lo mejor, en la reunión que se celebra hoy del Plan de Empresa, no tendría que estar medrando y cambiando el Plan que lleva bajo el brazo la Autoridad Portuaria de Las Palmas, como ya hizo, a espaldas de todo el mundo, la vez anterior para satisfacer algunas necesidades partidistas o partidarias o simplemente personales, causando una enfado descomunal en los consejeros de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.


Ya erró con el dictamen sobre la posible independencia del Puerto de Arrecife, al salirse por peteneras. Ni blanco ni negro en Lanzarote, que quería la independencia. Y sugirió que mejor ir de la mano de los hermanos mayores, aunque, eso sí, les prometió ayuda para promocionarse y poco más. En Gran Canaria, que le pidió una decisión a favor o en contra, pero una decisión, también erró: el silencio como respuesta fue lo único que se obtuvo.


Esperan todos una postura, la que sea capaz de defender con argumentos. Y esperamos muchos que el presidente Llorca no le falle a Canarias de nuevo, por puro antojo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.