Greenpeace pide al Ministerio de Industria descartar los permisos de nuevas prospecciones en el Mediterráneo

|

GreenpeaceRenovables


Afectarían al Corredor de Migración de Cetáceos, futura Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM).


Solo las explosiones de la primera fase producen daños fisiológicos irreversibles en los cetáceos o incluso su muerte.


Este tipo de prospecciones pueden conllevar enormes riesgos de vertidos, incendios y contaminación.


Greenpeace ha pedido al Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) descartar y archivar las solicitudes de los permisos de investigación de hidrocarburos(PIH) “Nordeste 1” a “Nordeste 12”, solicitados frente a Cataluña y Baleares por Capricorn Spain Limited, y “Medusa” solicitado por Repsol Investigaciones Petrolíferas, S.A., CEPSA, CNWL Oil, frente a la costa de Tarragona.


La superficie de actuación de estos permisos coincide con parte del Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear, que próximamente va a ser declarado ZEPIM (Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo) por el Convenio de Barcelona.


No existe ninguna forma segura de buscar y extraer petróleo en el mar. La primera fase de las prospecciones implica realizar un estudio del fondo marino mediante explosiones, con cañones de aire comprimido, que provocan una intensa contaminación acústica. Estas explosiones producen daños fisiológicos irreversibles en los cetáceos e incluso su muerte. También afectan gravemente a especies de interés pesquero reduciéndose las capturas. Los pulsos sónicos en el fondo también generan contaminación por lodos y barros, además liberan minerales depositados en el lecho marino como arsénico o plomo, entre otros.


De ser autorizadas estas prospecciones y dar resultados positivos, conllevarían la perforación de pozos en el fondo del mar con enormes riesgos de vertidos, incendios y contaminación. Sin duda, la fase más peligrosa es la de extracción del crudo, debido al riesgo continuo de vertidos significativos y de contaminación sistemática por hidrocarburos en las zonas limítrofes.


"Autorizar nuevas prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo pone en grave peligro los frágiles y valiosos ecosistemas del mismo. Además, no son la solución a la dependencia energética de España", ha declarado Julio Barea responsable de campaña de Greenpeace. "La verdadera independencia energética no vendrá nunca de la mano del petróleo o del gas, sino del desarrollo de las energías renovables, que el Gobierno central se ha preocupado de paralizar en los últimos años", ha añadido.


Por ello, Greenpeace pide al Ministro de Industria la paralización y archivo de la tramitación de los permisos de prospecciones de hidrocarburos y que advierta a las empresas de los citados proyectos que no podrán sacar adelante los mismos, dada la protección internacional propuesta por el Gobierno español del Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.