Lealtad institucional

|

AntonioRB

_____

Gusta más la 'lealtad institucional inversa', esa que promueve señalar con el dedo a otra parte a ver si la realidad queda difuminada.

_____ 

Parece evidente que el término de 'lealtad institucional', que básicamente hace alusión a 'colaboración', está en desuso en un sector altamente competitivo como el portuario, que necesita de él para consolidarse. 


Hemos asistido estos últimos tiempos a alguna de estas "lealtades institucionales inversas" que nos dejan perplejos. 


Es evidente que la más notoria y la que nos viene a todos a la mente es ahora mismo esa que mantiene la Generalitat catalana con el Gobierno español, la Casa Real, el Congreso de los Diputados o el Senado, pero nuestro ámbito es el portuario y en él nos vamos a centrar.


La más notoria en el tiempo es la manifestada en relación a la reclamación de independencia del Puerto de Lanzarote de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Vayamos por partes. Es lícito que instituciones y organizaciones valoren y soliciten una nueva realidad para el Puerto de Arrecife. Lo que ya no parece tan "leal" es que Puertos del Estado, tras solicitar un informe no vinculante a Puertos de Las Palmas, que en estos días se cumple un año de su entrega, siga sin tomar una posición en este asunto, para zanjar un debate que encona las relaciones entre las instituciones lanzaroteñas y la Autoridad Portuaria de Las Palmas, propiciando esa lealtad institucional inversa. Tampoco podemos dejar pasar, en este asunto, la actitud inicial del Gobierno de Canarias, quien mandó a elaborar un informe sin mantener contacto con la Autoridad Portuaria de Las Palmas, órgano gestor del Puerto de Arrecife.


Pero hay más, ayer sin ir más lejos, asistimos a VI Salón Atlántico de Logística y Transporte, en el que tras su inauguración había un coloquio previsto entre los presidentes de las dos autoridades portuarias canarias, Luis Ibarra por parte de Las Palmas y Ricardo Melchior por parte de Santa Cruz de Tenerife. En el momento de la inauguración se supo que Melchior no asistiría, dejando sin contenido un coloquio denominado "Dos puertos unidos en busca de tráfico". Esto también es lealtad institucional inversa. 


Pero como en todo hay una de cal y una de arena, también los dirigentes de la Autoridad Portuaria de Tenerife saben lo que es la lealtad institucional, esa que le han exigido a los consignatarios y al sector para que no hablen de error que ha cometido esa administración en el cálculo de bonificaciones a buques y que ahora reclaman con carácter retroactivo a los consignatarios como responsables en el puerto de los buques que ha pasado por sus recintos. Se habla de muchas decenas de miles de euros reclamados a más de una compañía. Y como no hay dos sin tres, esa lealtad institucional inversa es la que apunta a un dirigente portuario tinerfeño al que quieren hacer pagar este "error".


De igual forma, en ese mismo Salón Logístico se ha producido hoy un acto, manifiesto incluido, reclamando una línea marítima que conecte Fuerteventura con Tarfaya. Y volvemos con la lealtad institucional inversa: señalar la falta de inversiones de la Autoridad Portuaria de Las Palmas como el freno que hace que eso no se materialice es hacer un análisis torticero de la realidad. Ese proyecto, aparentemente interesante, de conectar Canarias con el sur de Marruecos para habilitar una vía marítima que permita transbordar mercancía desde el continente africano hacia Europa es muy atractivo, pero el atractivo pasa porque el nodo logístico se instale en un puerto que no solo tenga las infraestructuras necesarias, que no es el caso de Puerto del Rosario, sino que además posea las conexiones marítimas y líneas regulares que faciliten esos transbordos hacia Europa. Lamentablemente esto solo sucede en los puertos principales de Canarias, el Puerto de Las Palmas y el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Por lo tanto, la racionalidad lleva a que en caso de que se ponga en marcha esa línea, que lleva 6 años en el candelero, con un intento fallido, Puerto del Rosario sea el primer puerto de llegada, y el último de salida hacia el continente africano, pero difícilmente llegará a ser el puerto base que se necesita.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.