Dilemas y paradojas del petróleo en Canarias

|

AntonioRB

_____

En estos días vuelve a tomar fuerza la oposición social y política a las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Canarias, aunque pertenecientes a Marruecos.

_____


Tras la autorización del reino de Marruecos a la empresa italiana ENI para realizar prospecciones en una zona a 50 kilómetros de las costas de Fuerteventura, todas las alarmas se han disparado. La clase política ha reaccionado casi al unísono reclamando la intervención del Gobierno de España y la UE, a sabiendas que sería una intromisión pretender decirle a un país soberano lo que puede o no puede hacer en sus aguas, máxime cuando en aguas españolas hace unos años se autorizó a Repsol a hacer lo mismo que ahora se quiere bloquear. Tambien la ciudadanía ha reaccionado tímidamente en foros y redes sociales reclamando que se paralicen los permisos.


Sin embargo, la clase empresarial portuaria tiene un dilema sobre sus espaldas. El sector de las reparaciones navales, y más específicamente el vinculado a las reparaciones del sector offshore, centra su estrategia de negocio en los servicios de reparación y mantenimiento de plataformas petrolíferas, buques perforadores, buques sísmicos, y buques suppliers de apoyo a los anteriores. ¿Cómo decir no a la actividad que permite esta actividad para la que se ha preparado el sector con inversiones importantes?. Hay que recordar que Astican, Roll Royce, Zamakona, CCB, Hidramar, Otech-Satocan y muchas otras compañías han apostado fuertemente por el sector. Es difícil explicar que lo que no se quiere frente a nuestra casa sí lo queremos frente a la casa de otros. En la costa atlántica africana se calcula que hay casi centenar de plataformas petrolíferas y buques perforadores operando o preparados para operar.


Parece que es un hecho que al menos en los próximos 20 años seguiremos teniendo una dependencia energética muy importante del petróleo.


En estos momentos una docena de estas embarcaciones está en el Puerto de Las Palmas y una decena se encuentra en el Puerto de Tenerife. Por otro lado, no hay que olvidar que tan solo en el Puerto de Las Palmas hay más de 70 empresas y miles de trabajadores vinculado a este sector. Como dato, en años anteriores este sector ha generado un volumen de negocio superior a los 250 millones de euros. Además, se da como válida la regla de que por cada euro destinado a reparaciones en el sector offshore, se repercuten 4 en el entorno (alojamientos, restauración, ocio, sanidad, etc).


Lo paradójico es que la clase política, mayormente, ha defendido a capa y espada este sector estratégico portuario de las reparaciones al sector offshore como algo beneficioso para Canarias.


No quiero dejar pasar la ocasión de matizar y puntualizar que el volumen de ventas de automóviles en Canarias ha crecido, y entre ellos, el de vehículos eléctricos es simbólico. Es decir, no solo no paramos de utilizar el vehículo particular frente al transporte público, sino que cuando compramos un vehículo 994 personas de cada mil optan por un vehículo que consume petróleo. Esto parece reflejar, desde mi punto de vista, que las manifestaciones y las acciones que se emprenden tienen mucho de política y poco de convicción y conciencia personal.


Otro día hablaremos del suministro de combustible marítimo, donde los puertos canarios suministran más del 37% de avituallamiento de la red de Puertos del Estado, y el Puerto de Las Palmas colidera el suministro a nivel español junto con Algeciras. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Encuesta