Naviera Armas pone a Trasmediterránea al pie de los caballos

|

TrasmediterraneaCarus

_____

La compañía naviera que se denominaba a sí misma como Grupo Armas Trasmediterránea reniega de Trasmediterránea para salvarse de lo que aparementemente es una quiebra técnica que le ha llevado a buscar la financiación de fondos buitre a los que entregará los activos de la que fuera el buque insignia de las navieras españolas, si fuera necesario

_____

El Grupo Armas Trasmediterránea atraviesa una situación muy delicada que le ha llevado a buscar financiación casi a cualquier precio. El pasivo acumulado por la compañía, cifrado en alrededor de 800 millones y la necesidad de afrontar el pago de intereses en fechas próximas y vencimiento de los propios bonos por valor de 582 millones de euros que vencen en 2023 y 2024 les ha llevado a acometer un plan de reestructuración de la deuda que se inició con la obtención de una financiación de 55 millones por parte del ICO, además de haber recurrido en agosto a los fondos HPS y Apollo donde obtuvo un préstamo de otros 75 millones. Estos 130 millones son insuficientes ya que la compañía arrastraba un balance negativo de 260 millones tras la compra de Trasmediterránea a Acciona en 2018.


La empresa anunció a sus acreedores que no podría afrontar los pagos, y con el asesoramiento de los servicios de Houlihan Lokey y PwC iniciaba la búsqueda de una solución que aportase estabilidad a su crítica situación financiera.


En estos momentos Naviera Armas Trasmediterránea está a la espera de la decisión sobre su solicitud al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) donde confía en obtener un rescate con una aportación que ronda los cien millones de euros a través de una inyección de fondos públicos.


El embargo que dejó ver la estrategia

El embargo, la pasada semana, del buque Ciudad de Palma, destapó una estrategia cuanto menos peligrosa, que pone en riesgo la propiedad española de la naviera más emblemática del panorama español.


La estrategia utilizada por el Grupo Armas Trasmediterránea para desbloquear el embargo del Ciudad de Palma aduciendo que no pertenece al grupo, se centró, como así lo recoge el escrito de alegaciones presentado ante el juez, en que "El armador 'Grupo Armas Trasmediterránea' no existe, no es un ente con personalidad jurídica, es una pura invención de la parte demandante. Es igualmente rotundamente falso que 'Naviera Armas S.A.' haya adquirido la entidad 'Compañía Transmediterránea S.A.' ni que sea su propietario. Estas alegaciones desvelaban, además, que existe una sociedad denominada Armas Trasmediterránea Factoring SL a la que se le han transferido los activos más importantes de Trasmediterránea, en concreto 4, valorados en más de 120 millones de euros.


Naviera Armas Trasmediterranea web

Información que aparece en la web de naviera armas y en la que se identifican como "el grupo naviero líder en España"


Esta situación, a ojos de fuentes acreditadas del sector, supone una operación de limpieza de cargas en los mencionados buques para una posible y futura operación de venta de estos activos a los fondos que acaparan parte de la deuda de la compañía y con la que se busca un acuerdo de refinanciación y quitarse una parte de la deuda. No hay que decir, por obvio, que estos fondos llamados bonistas no son las hermanitas de la caridad, y en su estrategia está recuperar su inversión y cobrar su parte del pastel de una u otra forma. Y una de esas fórmulas es la de participar en todo o en parte de la sociedad dañada, que es Trasmediterránea, así que si no se resuelve de otra manera en el futuro tendremos a la compañía en otros tiempos representativa del sector marítimo español y con más solera y raigambre, en manos de unos fondos que la desmenuzarán o la explotarán en función exclusivamente de su rentabilidad. Una fuente cercana al ámbito judicial lo definía así: "El entramado lo vamos a descubrir cuando perdamos la primera naviera española en manos de un fondo buitre y los barcos “limpios” y libres de cargas se marchen a Chipre".


De ser cierta esta argumentación, es probable que veamos en breve cómo se incorporan al accionariado de la compañía estos fondos buitre, de los que algunas fuentes hablan de que acapararían el 50% del accionariado, convirtiendo esta operación, con la posible participación del Sepi, en una venta encubierta, donde parte de la misma se garantizaría con fondos públicos.


El aval que no presentaron

Un dato que refrenda esta teoría es la opción que rechazó el Grupo Naviera Armas Trasmediterránea para desbloquear el embargo, y que hubiera sido muy sencillo de resolver sin necesidad de ofrecer otro buque de Trasmediterránea como aval, para cubrir la reclamación a la que está sometida la compañía por valor de 705 mil euros por parte de un proveedor.


La entidad Steamship Insurance Association LD que cubre el llamado seguro mutual Protection & Idenmmnity (P&I) estaba en disposición de presentar un aval o garantía bancaria en menos de 24 horas, lo que hubiera desbloqueado el embargo del Ciudad de Palma, e incluso la propia sociedad, nueva propietaria de ese buque de Armas Trasmediterránea Factoring, con un capital social de 151 millones de euros, no hubiera tenido ningún problema en presentar ese aval para afrontar esa reclamación. En ambos casos el buque Ciudad de Palma hubiera seguido prestando sus servicios, pero de la misma forma no hubiera estado libre de cargas, y por tanto disponible para una potencial venta.


Toda esta estrategia, que roza una trama bien diseñada, ha conseguido confundir al juez, quien en sus conclusiones habla de que Naviera Armas Trasmediterránea no es un grupo aunque, sin embargo, los activos de Trasmediterránea se han traspasado a Armas Trasmediterránea Factoring. Es la propia compañía Trasmediterránea quien en una carta remitida a los grandes clientes les solicita la liquidación de sus facturas a Armas Trasmediterránea Factoring, filial del Grupo Armas Trasmediterránea, en virtud de un contrato de compraventa de derechos de crédito, tal como publica OK Diario.


La empresa ha comunicado a los trabajadores que la nómina de noviembre se abonará el próximo 7 de diciembre, y ha alentado a mantener la tranquilidad y no hacer caso de "las noticias dañinas y en ocasiones falsas que obedecen a intereses espúreos que intentan socavar la credibilidad y la viabilidad de la empresa".


A todo esto hay que sumar la denuncia en Anticorrupción por vaciamiento patrimonial de Trasmediterránea interpuesta por un capitán de marina mercante retirado, y que pide que se investigue el traspaso de bienes a la sociedad de nueva creación denominada Armas Trasmediterránea Factoring SL.


Esta situación mantiene en vilo al sector naviero, porque las líneas estratégicas que están en manos de Trasmediterránea podrían verse mediatizadas o en manos de fondos extranjeros, con el riesgo que ello conlleva, e incluso una preocupación más grande aún, el desmantelamiento de una compañía española que cumple 150 años y que es un emblema y un referente de la navegación marítima española.

Naviera Armas pone a Trasmediterránea al pie de los caballos

|

TrasmediterraneaCarus

_____

La compañía naviera que se denominaba a sí misma como Grupo Armas Trasmediterránea reniega de Trasmediterránea para salvarse de lo que aparementemente es una quiebra técnica que le ha llevado a buscar la financiación de fondos buitre a los que entregará los activos de la que fuera el buque insignia de las navieras españolas, si fuera necesario

_____

El Grupo Armas Trasmediterránea atraviesa una situación muy delicada que le ha llevado a buscar financiación casi a cualquier precio. El pasivo acumulado por la compañía, cifrado en alrededor de 800 millones y la necesidad de afrontar el pago de intereses en fechas próximas y vencimiento de los propios bonos por valor de 582 millones de euros que vencen en 2023 y 2024 les ha llevado a acometer un plan de reestructuración de la deuda que se inició con la obtención de una financiación de 55 millones por parte del ICO, además de haber recurrido en agosto a los fondos HPS y Apollo donde obtuvo un préstamo de otros 75 millones. Estos 130 millones son insuficientes ya que la compañía arrastraba un balance negativo de 260 millones tras la compra de Trasmediterránea a Acciona en 2018.


La empresa anunció a sus acreedores que no podría afrontar los pagos, y con el asesoramiento de los servicios de Houlihan Lokey y PwC iniciaba la búsqueda de una solución que aportase estabilidad a su crítica situación financiera.


En estos momentos Naviera Armas Trasmediterránea está a la espera de la decisión sobre su solicitud al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) donde confía en obtener un rescate con una aportación que ronda los cien millones de euros a través de una inyección de fondos públicos.


El embargo que dejó ver la estrategia

El embargo, la pasada semana, del buque Ciudad de Palma, destapó una estrategia cuanto menos peligrosa, que pone en riesgo la propiedad española de la naviera más emblemática del panorama español.


La estrategia utilizada por el Grupo Armas Trasmediterránea para desbloquear el embargo del Ciudad de Palma aduciendo que no pertenece al grupo, se centró, como así lo recoge el escrito de alegaciones presentado ante el juez, en que "El armador 'Grupo Armas Trasmediterránea' no existe, no es un ente con personalidad jurídica, es una pura invención de la parte demandante. Es igualmente rotundamente falso que 'Naviera Armas S.A.' haya adquirido la entidad 'Compañía Transmediterránea S.A.' ni que sea su propietario. Estas alegaciones desvelaban, además, que existe una sociedad denominada Armas Trasmediterránea Factoring SL a la que se le han transferido los activos más importantes de Trasmediterránea, en concreto 4, valorados en más de 120 millones de euros.


Naviera Armas Trasmediterranea web

Información que aparece en la web de naviera armas y en la que se identifican como "el grupo naviero líder en España"


Esta situación, a ojos de fuentes acreditadas del sector, supone una operación de limpieza de cargas en los mencionados buques para una posible y futura operación de venta de estos activos a los fondos que acaparan parte de la deuda de la compañía y con la que se busca un acuerdo de refinanciación y quitarse una parte de la deuda. No hay que decir, por obvio, que estos fondos llamados bonistas no son las hermanitas de la caridad, y en su estrategia está recuperar su inversión y cobrar su parte del pastel de una u otra forma. Y una de esas fórmulas es la de participar en todo o en parte de la sociedad dañada, que es Trasmediterránea, así que si no se resuelve de otra manera en el futuro tendremos a la compañía en otros tiempos representativa del sector marítimo español y con más solera y raigambre, en manos de unos fondos que la desmenuzarán o la explotarán en función exclusivamente de su rentabilidad. Una fuente cercana al ámbito judicial lo definía así: "El entramado lo vamos a descubrir cuando perdamos la primera naviera española en manos de un fondo buitre y los barcos “limpios” y libres de cargas se marchen a Chipre".


De ser cierta esta argumentación, es probable que veamos en breve cómo se incorporan al accionariado de la compañía estos fondos buitre, de los que algunas fuentes hablan de que acapararían el 50% del accionariado, convirtiendo esta operación, con la posible participación del Sepi, en una venta encubierta, donde parte de la misma se garantizaría con fondos públicos.


El aval que no presentaron

Un dato que refrenda esta teoría es la opción que rechazó el Grupo Naviera Armas Trasmediterránea para desbloquear el embargo, y que hubiera sido muy sencillo de resolver sin necesidad de ofrecer otro buque de Trasmediterránea como aval, para cubrir la reclamación a la que está sometida la compañía por valor de 705 mil euros por parte de un proveedor.


La entidad Steamship Insurance Association LD que cubre el llamado seguro mutual Protection & Idenmmnity (P&I) estaba en disposición de presentar un aval o garantía bancaria en menos de 24 horas, lo que hubiera desbloqueado el embargo del Ciudad de Palma, e incluso la propia sociedad, nueva propietaria de ese buque de Armas Trasmediterránea Factoring, con un capital social de 151 millones de euros, no hubiera tenido ningún problema en presentar ese aval para afrontar esa reclamación. En ambos casos el buque Ciudad de Palma hubiera seguido prestando sus servicios, pero de la misma forma no hubiera estado libre de cargas, y por tanto disponible para una potencial venta.


Toda esta estrategia, que roza una trama bien diseñada, ha conseguido confundir al juez, quien en sus conclusiones habla de que Naviera Armas Trasmediterránea no es un grupo aunque, sin embargo, los activos de Trasmediterránea se han traspasado a Armas Trasmediterránea Factoring. Es la propia compañía Trasmediterránea quien en una carta remitida a los grandes clientes les solicita la liquidación de sus facturas a Armas Trasmediterránea Factoring, filial del Grupo Armas Trasmediterránea, en virtud de un contrato de compraventa de derechos de crédito, tal como publica OK Diario.


La empresa ha comunicado a los trabajadores que la nómina de noviembre se abonará el próximo 7 de diciembre, y ha alentado a mantener la tranquilidad y no hacer caso de "las noticias dañinas y en ocasiones falsas que obedecen a intereses espúreos que intentan socavar la credibilidad y la viabilidad de la empresa".


A todo esto hay que sumar la denuncia en Anticorrupción por vaciamiento patrimonial de Trasmediterránea interpuesta por un capitán de marina mercante retirado, y que pide que se investigue el traspaso de bienes a la sociedad de nueva creación denominada Armas Trasmediterránea Factoring SL.


Esta situación mantiene en vilo al sector naviero, porque las líneas estratégicas que están en manos de Trasmediterránea podrían verse mediatizadas o en manos de fondos extranjeros, con el riesgo que ello conlleva, e incluso una preocupación más grande aún, el desmantelamiento de una compañía española que cumple 150 años y que es un emblema y un referente de la navegación marítima española.

2 Comentarios

1

Me parece muy fuerte que Armas reniegue del nombre TRASMEDITERANEA cuando Es y ha sido el alma del servicio maritimo en este pais Pregunto como puede ser que Hace cuatro dias compro las Acciones a acciona y ahora no Tiene un euro para invertir en Esta gran empresa Trasmediterranea Que ha

escrito por Albert Lloret 07/dic/20    08:12
2

Se repite lo del Banco Popular, etc. Las pocas fuentes de riqueza, en poder del capital extranjero.

escrito por Ernesto 06/dic/20    17:49

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

opinión

Eduardo martin

by Eduardo Martín Garrido

Responsable de logística de United Confectionary (Uniconf)

Comenta
A1 1 1

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition

Comenta
José Mayor   Oneport

Por José Mayor

Presidente de la Comisión de Puertos de la Cámara de Comercio de Gran Canaria

Comenta

Encuesta