La importancia de no perder el impulso de la eólica marina en Canarias

|

José Rafael Díaz

_____

Hace unos años, la eólica marina difícilmente podía competir con instalaciones en tierra firme por razones de madurez tecnológica y coste. Los estudios demostraban sin embargo, que los rendimientos y producción de los molinos en el ámbito marino, eran notablemente superiores a los terrestres, debido principalmente a la mayor regularidad e intensidad del viento en este entorno. Por otra parte, y desde el punto de vista eólico, no es fácil disponer de superficies con dimensión suficiente y estratégicamente localizadas, para el desarrollo de parques terrestres. En Canarias la escasez de territorio agrava el problema. Si las profundidades del lecho marino y la ubicación lo permiten, el establecimiento de aerogeneradores en el ámbito oceánico puede suponer una oportunidad fantástica para el territorio isleño. Con una planificación adecuada, el impacto ambiental puede ser asumible, a la vez que se contribuye a desconcentrar las instalaciones terrestres y se minimiza la afección paisajística. Podríamos clasificarla por tanto como una actividad sostenible, factible ambientalmente y diversificadora, capaz de complementar a otras industrias como por ejemplo la turística.


¿Es esta una opción de interés para nuestros actuales problemas económicos, ambientales, energéticos, de empleo, etc.? Es el recurrente debate sobre las alternativas económicas al turismo, sobre todo en momentos como el actual, con un preocupante descenso en la cifra de llegada de visitantes debido al covid. La fuerte dependencia que tiene nuestro modelo económico con respecto al sector turístico, ha agudizado el problema del desempleo. Se precisan, ahora si y con rapidez, actividades complementarias que generen ingresos, empleo y que sean respetuosas con el medio. La opción esta justificada y es oportuna. Se trata de una industria que forma parte de la prometedora y necesaria economía azul. Se alinea con las estrategias de sostenibilidad y reducción de emisiones, planteadas por la Unión Europea para el periodo 2030-2050 y a la vez con los Planes de Ordenación de los Espacios Marinos, que en este momento se desarrollan por el Gobierno de España. Una actividad beneficiosa, por que no, también para nuestras instalaciones turísticas, que podrían utilizar la energía limpia generada por estas fuentes, para obtener la consideración de establecimientos “verdes”, lo que hoy en día supone un importante reclamo.


Captura de pantalla 2020 12 28 a las 9.52.11


Los progresos en el ámbito tecnológico, industrial, y de los medios auxiliares para grandes cargas, han contribuido sensiblemente a la facilitación y abaratamiento de la instalación y mantenimiento de los parques eólicos marinos, incrementando la atracción de inversiones. Todas las instalaciones portuarias, estatales y autonómicas, pasarían a desempeñar un papel esencial para esta industria, prestando apoyo a buques y maquinaria o disponiendo de las superficies logísticas necesarias para grandes proyectos y sus componentes. Todo ello redunda obviamente en la creación de empleo de diferente nivel y cualificación, tanto en tierra como a bordo de buques. Si paralelamente al propio parque eólico, se desarrolla la industria de la fabricación, reparación, mantenimiento, reciclaje y exportación, de componentes en tierra, la repercusión en la economía local puede ser realmente extraordinaria. A todo ello se le suma la opción de las empresas de acogerse a las interesantes ventajas fiscales de la ZEC, las arancelarias de la Zona Franca, o a ambas si se instalan en terreno portuario de ámbito estatal. Factores que en su conjunto pueden posicionar a Canarias como uno de los mejores lugares para inversiones de este tipo. Prueba de ello, los excelentes resultados que está obteniendo la Zona Especial Canaria en otros sectores y la importancia de su continuidad.


Las ubicaciones mas eficientes para parques eólicos terrestres se encuentran en muchos casos ya ocupadas. Algunos complejos están llegando a su límite de vida útil y deben ser desmontados o modernizados. Al menos once parques habrían entrado en sus últimos cinco años de vida eficiente. En territorios donde la superficie es limitada como en Canarias y con sistemas de producción de energía donde aún se emplean combustibles fósiles, la implantación de la energía eólica se puede considerar exitosa, aunque insuficiente. Quedan parques terrestres por implantar y el desarrollo de la eólica marina debe ser un imponderable a corto plazo.


Captura de pantalla 2020 12 28 a las 9.52.30


El Gobierno de Canarias, siendo consciente de ello, ejecuta desde el año 2015 la Estrategia Energética de Canarias, que rige las políticas encaminadas a alcanzar un modelo económico y social respetuoso con el medio ambiente, lo que se traduce entre otras cosas, en un impulso a la creación de parques eólicos terrestres y marinos.


Uno de los principales obstáculos para la implantación de instalaciones offshore en Canarias, era la profundidad de sus aguas. Las nuevas técnicas de cimentación, las plataformas flotantes y la evolución tecnológica de los aerogeneradores dotados de mayor potencia instalada por unidad de superficie han salvado este problema. La escasez de suelo es uno de los problemas con el que se encuentra los inversores. Por todo ello la alternativa de la eólica offshore debe acelerarse, venciendo para ello y a la mayor brevedad, los obstáculos administrativos y burocráticos actuales, convirtiéndose en una prioridad para las administraciones. Los mercados y las inversiones se desarrollan donde encuentran menor resistencia y mayores facilidades. Este caso no es una excepción. Es muy importante agilizar la tramitación de estas instalaciones en Canarias, para no perder el impulso global que está experimentando el sector.


La cercanía de las islas al continente africano supone una oportunidad, con crecientes núcleos poblacionales y economías emergentes que precisan de fuentes de producción energética de fácil y rápida implantación. El archipiélago podría convertirse en un referente en este sector, que sirviera no solo de plataforma de investigación, sino también para la fabricación, exportación y reparación de componentes. Todo ello con el respaldo, como ya hemos mencionado, de instrumentos como la Zona Especial Canaria (ZEC) o las Zonas Francas ubicadas en terrenos de las dos Autoridades Portuarias.

La importancia de no perder el impulso de la eólica marina en Canarias

|

José Rafael Díaz

_____

Hace unos años, la eólica marina difícilmente podía competir con instalaciones en tierra firme por razones de madurez tecnológica y coste. Los estudios demostraban sin embargo, que los rendimientos y producción de los molinos en el ámbito marino, eran notablemente superiores a los terrestres, debido principalmente a la mayor regularidad e intensidad del viento en este entorno. Por otra parte, y desde el punto de vista eólico, no es fácil disponer de superficies con dimensión suficiente y estratégicamente localizadas, para el desarrollo de parques terrestres. En Canarias la escasez de territorio agrava el problema. Si las profundidades del lecho marino y la ubicación lo permiten, el establecimiento de aerogeneradores en el ámbito oceánico puede suponer una oportunidad fantástica para el territorio isleño. Con una planificación adecuada, el impacto ambiental puede ser asumible, a la vez que se contribuye a desconcentrar las instalaciones terrestres y se minimiza la afección paisajística. Podríamos clasificarla por tanto como una actividad sostenible, factible ambientalmente y diversificadora, capaz de complementar a otras industrias como por ejemplo la turística.


¿Es esta una opción de interés para nuestros actuales problemas económicos, ambientales, energéticos, de empleo, etc.? Es el recurrente debate sobre las alternativas económicas al turismo, sobre todo en momentos como el actual, con un preocupante descenso en la cifra de llegada de visitantes debido al covid. La fuerte dependencia que tiene nuestro modelo económico con respecto al sector turístico, ha agudizado el problema del desempleo. Se precisan, ahora si y con rapidez, actividades complementarias que generen ingresos, empleo y que sean respetuosas con el medio. La opción esta justificada y es oportuna. Se trata de una industria que forma parte de la prometedora y necesaria economía azul. Se alinea con las estrategias de sostenibilidad y reducción de emisiones, planteadas por la Unión Europea para el periodo 2030-2050 y a la vez con los Planes de Ordenación de los Espacios Marinos, que en este momento se desarrollan por el Gobierno de España. Una actividad beneficiosa, por que no, también para nuestras instalaciones turísticas, que podrían utilizar la energía limpia generada por estas fuentes, para obtener la consideración de establecimientos “verdes”, lo que hoy en día supone un importante reclamo.


Captura de pantalla 2020 12 28 a las 9.52.11


Los progresos en el ámbito tecnológico, industrial, y de los medios auxiliares para grandes cargas, han contribuido sensiblemente a la facilitación y abaratamiento de la instalación y mantenimiento de los parques eólicos marinos, incrementando la atracción de inversiones. Todas las instalaciones portuarias, estatales y autonómicas, pasarían a desempeñar un papel esencial para esta industria, prestando apoyo a buques y maquinaria o disponiendo de las superficies logísticas necesarias para grandes proyectos y sus componentes. Todo ello redunda obviamente en la creación de empleo de diferente nivel y cualificación, tanto en tierra como a bordo de buques. Si paralelamente al propio parque eólico, se desarrolla la industria de la fabricación, reparación, mantenimiento, reciclaje y exportación, de componentes en tierra, la repercusión en la economía local puede ser realmente extraordinaria. A todo ello se le suma la opción de las empresas de acogerse a las interesantes ventajas fiscales de la ZEC, las arancelarias de la Zona Franca, o a ambas si se instalan en terreno portuario de ámbito estatal. Factores que en su conjunto pueden posicionar a Canarias como uno de los mejores lugares para inversiones de este tipo. Prueba de ello, los excelentes resultados que está obteniendo la Zona Especial Canaria en otros sectores y la importancia de su continuidad.


Las ubicaciones mas eficientes para parques eólicos terrestres se encuentran en muchos casos ya ocupadas. Algunos complejos están llegando a su límite de vida útil y deben ser desmontados o modernizados. Al menos once parques habrían entrado en sus últimos cinco años de vida eficiente. En territorios donde la superficie es limitada como en Canarias y con sistemas de producción de energía donde aún se emplean combustibles fósiles, la implantación de la energía eólica se puede considerar exitosa, aunque insuficiente. Quedan parques terrestres por implantar y el desarrollo de la eólica marina debe ser un imponderable a corto plazo.


Captura de pantalla 2020 12 28 a las 9.52.30


El Gobierno de Canarias, siendo consciente de ello, ejecuta desde el año 2015 la Estrategia Energética de Canarias, que rige las políticas encaminadas a alcanzar un modelo económico y social respetuoso con el medio ambiente, lo que se traduce entre otras cosas, en un impulso a la creación de parques eólicos terrestres y marinos.


Uno de los principales obstáculos para la implantación de instalaciones offshore en Canarias, era la profundidad de sus aguas. Las nuevas técnicas de cimentación, las plataformas flotantes y la evolución tecnológica de los aerogeneradores dotados de mayor potencia instalada por unidad de superficie han salvado este problema. La escasez de suelo es uno de los problemas con el que se encuentra los inversores. Por todo ello la alternativa de la eólica offshore debe acelerarse, venciendo para ello y a la mayor brevedad, los obstáculos administrativos y burocráticos actuales, convirtiéndose en una prioridad para las administraciones. Los mercados y las inversiones se desarrollan donde encuentran menor resistencia y mayores facilidades. Este caso no es una excepción. Es muy importante agilizar la tramitación de estas instalaciones en Canarias, para no perder el impulso global que está experimentando el sector.


La cercanía de las islas al continente africano supone una oportunidad, con crecientes núcleos poblacionales y economías emergentes que precisan de fuentes de producción energética de fácil y rápida implantación. El archipiélago podría convertirse en un referente en este sector, que sirviera no solo de plataforma de investigación, sino también para la fabricación, exportación y reparación de componentes. Todo ello con el respaldo, como ya hemos mencionado, de instrumentos como la Zona Especial Canaria (ZEC) o las Zonas Francas ubicadas en terrenos de las dos Autoridades Portuarias.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

opinión

Ima1

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition

Comenta
ESCUDO Gris

by Junta Rectora de la Demarcación de Las Palmas del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos

Comenta
A1

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition

Comenta
José Rafael Díaz

By José Rafael Díaz Hernández

Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition

Comenta

Encuesta