​Un mar de inserción laboral

|

DJI 0151

_____

En los puertos de Tenerife existe todo un abanico de posibilidades laborales, ya que abarca diversidad de sectores pertenecientes a la economía azul que generan una gran demanda de personal cualificado

_____

Desde la crisis nacional provocada por la burbuja inmobiliaria, surgida en el año 2008, el ámbito de la inserción laboral se vio gravemente afectado, provocando un importante descenso en lo que a nuevas contrataciones se refiere y, por tanto, el aumento de las cifras de personas en desempleo presentó números históricamente elevados.


Cuando aún no habíamos terminado de remontar tras la citada crisis, el planeta se ve azotado por el implacable efecto que provocan las restricciones derivadas de la Covid-19, generando un gran número de despidos, cierres de negocios y personas que pasan de tener un empleo estable a verse cobrando una prestación, generada por su envío a una situación de ERTE.


Con todo esto, en Canarias, y más concretamente en Tenerife, vemos cada vez más desempleo, y el ámbito portuario, en función del sector del que hablemos, se ha visto especialmente perjudicado.


En la actualidad, uno de los sectores más afectados es el turismo, ya que las restricciones impuestas enfocadas a proteger a la población de un posible contagio de Covid-19, han provocado la paralización parcial, y en algunos casos absoluta, de su actividad.


Como consecuencia, también en este ámbito se ha visto un decremento en lo que a empleo se refiere, pero no siempre ha sido así. En los puertos de Tenerife existe todo un abanico de posibilidades laborales, ya que abarca diversidad de sectores pertenecientes a la economía azul que generan una gran demanda de personal cualificado, capaz de afrontar las labores que, en este ámbito, y a su vez en sus diferentes sectores, podemos encontrar.


Por tanto, si la variedad de ofertas de empleo que puede generar nuestro puerto es indiscutiblemente amplia ¿qué es lo que falla entonces? ¿por qué las empresas portuarias se ven, en ocasiones, obligadas a contratar personal de fuera de las islas para cubrir las vacantes laborales que puedan surgir? Para estas y muchas otras cuestiones, la respuesta es una: formación especializada. A pesar de vivir en una isla, rodeados de mar, son pocas o nulas las nociones que recibimos en lo que a orientación en el ámbito educativo se refiere. Desde que comenzamos a enfocar nuestro futuro a temprana edad, al deber elegir entre la diversidad de ramas educativas que existen, nos muestran los caminos que debemos tomar, pero lo cierto es que no se nos habla de la inmensidad de posibilidades laborales que podemos encontrar derivadas del mar.


El problema no queda en la ausencia de orientación hacia estos sectores en edades tempranas, ya que, encontrándonos ya en la edad adulta, aun siendo conscientes de las posibilidades en este ámbito, al tratar de beneficiarnos de la formación que oferta el estado, hablando por ejemplo, de los certificados de profesionalidad ofertados por los servicios de empleo en torno al ámbito de la economía azul, nos encontramos con que existe muy poca oferta formativa en Canarias, más concretamente, en Tenerife.


Ante todo este desconocimiento por parte de la población, surge una imperiosa necesidad: hacer visible la economía azul y su abanico de posibilidades, y con ella, generar empleo en torno a los nichos de empleo que podemos encontrar en los puertos de Canarias.

​Un mar de inserción laboral

|

DJI 0151

_____

En los puertos de Tenerife existe todo un abanico de posibilidades laborales, ya que abarca diversidad de sectores pertenecientes a la economía azul que generan una gran demanda de personal cualificado

_____

Desde la crisis nacional provocada por la burbuja inmobiliaria, surgida en el año 2008, el ámbito de la inserción laboral se vio gravemente afectado, provocando un importante descenso en lo que a nuevas contrataciones se refiere y, por tanto, el aumento de las cifras de personas en desempleo presentó números históricamente elevados.


Cuando aún no habíamos terminado de remontar tras la citada crisis, el planeta se ve azotado por el implacable efecto que provocan las restricciones derivadas de la Covid-19, generando un gran número de despidos, cierres de negocios y personas que pasan de tener un empleo estable a verse cobrando una prestación, generada por su envío a una situación de ERTE.


Con todo esto, en Canarias, y más concretamente en Tenerife, vemos cada vez más desempleo, y el ámbito portuario, en función del sector del que hablemos, se ha visto especialmente perjudicado.


En la actualidad, uno de los sectores más afectados es el turismo, ya que las restricciones impuestas enfocadas a proteger a la población de un posible contagio de Covid-19, han provocado la paralización parcial, y en algunos casos absoluta, de su actividad.


Como consecuencia, también en este ámbito se ha visto un decremento en lo que a empleo se refiere, pero no siempre ha sido así. En los puertos de Tenerife existe todo un abanico de posibilidades laborales, ya que abarca diversidad de sectores pertenecientes a la economía azul que generan una gran demanda de personal cualificado, capaz de afrontar las labores que, en este ámbito, y a su vez en sus diferentes sectores, podemos encontrar.


Por tanto, si la variedad de ofertas de empleo que puede generar nuestro puerto es indiscutiblemente amplia ¿qué es lo que falla entonces? ¿por qué las empresas portuarias se ven, en ocasiones, obligadas a contratar personal de fuera de las islas para cubrir las vacantes laborales que puedan surgir? Para estas y muchas otras cuestiones, la respuesta es una: formación especializada. A pesar de vivir en una isla, rodeados de mar, son pocas o nulas las nociones que recibimos en lo que a orientación en el ámbito educativo se refiere. Desde que comenzamos a enfocar nuestro futuro a temprana edad, al deber elegir entre la diversidad de ramas educativas que existen, nos muestran los caminos que debemos tomar, pero lo cierto es que no se nos habla de la inmensidad de posibilidades laborales que podemos encontrar derivadas del mar.


El problema no queda en la ausencia de orientación hacia estos sectores en edades tempranas, ya que, encontrándonos ya en la edad adulta, aun siendo conscientes de las posibilidades en este ámbito, al tratar de beneficiarnos de la formación que oferta el estado, hablando por ejemplo, de los certificados de profesionalidad ofertados por los servicios de empleo en torno al ámbito de la economía azul, nos encontramos con que existe muy poca oferta formativa en Canarias, más concretamente, en Tenerife.


Ante todo este desconocimiento por parte de la población, surge una imperiosa necesidad: hacer visible la economía azul y su abanico de posibilidades, y con ella, generar empleo en torno a los nichos de empleo que podemos encontrar en los puertos de Canarias.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad

opinión

Encuesta

Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad
Linea publicidad