Los expertos aseguran que Latinoamérica deberá seguir figurando en los planes de las empresas españolas que deseen crecer

|

CEOEMapapanoramaeconomico

_____

Para los expertos reunidos por el Club de Exportadores e Iberglobal, se trata de una región clave para la inversión y las exportaciones españolas, y especialmente para las pymes

Infraestructuras, nuevas tecnologías o sostenibilidad son algunos de los nichos de oportunidad que presenta el subcontinente

La complejidad geopolítica y económica son los principales retos para las empresas españolas que quieran asentarse en estos países

_____

Cualquier empresa que se imponga como objetivo crecer debe poner a Latinoamérica en su punto de mira. Esta es la idea que resume las intervenciones de los expertos reunidos por el Club de Exportadores en un webinario en el que se ha debatido sobre la presencia de empresas españolas en la región, así como sobre los riesgos, retos y oportunidades que se presentan para ellas en este nuevo contexto económico marcado por la pandemia.

 

La cita ha contado con la participación del Secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz, quien ha recordado que la empresa española ha sido clave para el desarrollo de la región, pues la inversión y exportación españolas han contribuido a la mejora de las infraestructuras y calidad de vida en los países de destino, así como al avance de la digitalización en países que se habían quedado atrás en el campo tecnológico.

 

Asimismo, Muñiz ha destacado algunos factores que preocupan sobre la región, como son la ralentización económica que sufre desde hace años y que se ha visto acentuada por la crisis de la Covid-19, o el escaso margen fiscal y monetario que tienen estos países, lo que aumenta de manera notable el riesgo de sufrir una crisis de deuda. Para ello, ha defendido, “es necesario poner en marcha iniciativas bilaterales o globales, mediante instituciones multilaterales, que contribuyan a paliar la situación y permitan a las empresas españolas desarrollarse con mayor seguridad”.

 

Alejandro Patiño Raffo, de Santander España, subrayó que, pese a haberse reducido el ritmo de inversión hacia la región, en los últimos cinco años el número de pymes que se han instalado en Latinoamérica ha crecido significativamente. “Es un fenómeno que veníamos viendo desde 2012, pero que claramente ha registrado un punto de inflexión desde 2015, especialmente en países de destino como Colombia, Perú o Chile”. En este sentido, Patiño ha recordado la apuesta de Banco Santander por Latinoamérica como una región con “un gran número de oportunidades para las empresas españolas en ámbitos como las infraestructuras, las energías renovables, o las nuevas tecnologías”.

 

Región clave para España

Los datos corroboran el interés que sigue suscitando Latinoamérica para las empresas españolas, lo que se constata en el hecho de que continúa siendo la segunda región del mundo que más inversión española recibe. “Así ocurrió en 2020, situándose por detrás de los países de la UE y por delante de Estados Unidos”, ha recordado Alfredo Arahuetes, catedrático de Economía Aplicada en ICADE y experto en economía latinoamericana.

 

Manuel Muñiz, secretario de Estado de la España Global, también ha coincidido en destacar que el stock de inversión español en los países latinoamericanos es, según los últimos datos, de 140.000 millones de euros, “lo que supone un tercio de las inversiones a nivel mundial”, y ha asegurado que en los últimos quince años “se ha duplicado la cifra de intercambios comerciales y el número de empresas exportadoras se ha multiplicado por cuatro”.

 

Arahuetes ha explicado, además, que la inversión española en la región se concentra en un grupo de seis países del que forman parte, por este orden, Brasil, México, Argentina, Chile, Perú y Colombia. “En ese grupo confluye el 90% de los flujos netos y brutos, y del stock de inversión directa”, ha explicado. El diez por ciento restante de la inversión va dirigido a Uruguay, Panamá, República Dominicana, Ecuador, Costa Rica y Cuba. “Venezuela, por problemas de organización en el país, está fuera de la lista en este momento”, ha precisado.

 

El profesor de Economía Aplicada en ICADE ha asegurado que será en ese grupo de países donde se sigan dando las oportunidades para seguir invirtiendo en el futuro. “En la década de los 90 del pasado siglo fueron las grandes empresas las que se instalaron en la región, atrayendo a otras más pequeñas. Sin embargo, vemos cómo ahora las empresas españolas han empezado a relacionarse con las empresas locales”, ha explicado Alfredo Arahuetes.

 

Para este experto, Latinoamérica sigue teniendo un gran potencial para las inversiones españolas, tanto por la experiencia acumulada en los últimos treinta años como por razones de proximidad cultural. “Las empresas terminan invirtiendo donde entienden las cosas, y en el caso de las empresas españolas, éstas se sienten cómodas en una región donde empresas de otros países no lo han estado debido al factor cultural”, ha asegurado.

 

Complejidad geopolítica

El webinar organizado por el Club de Exportadores e Iberglobal ha contado también con la participación de Carlos Malamud, catedrático de Historia de América en la UNED e investigador principal del Real Instituto Elcano, quien ha señalado que más allá del impacto económico, la pandemia de Covid-19 ha tenido un “terrible impacto social porque ha llegado en un momento de fuerte desafección con la política, con las élites y con la democracia”, que se ha traducido en el auge de “populismos extremistas” de derecha y de izquierda.

 

Malamud ha recordado que en el periodo 2021-2024 se producirán elecciones presidenciales en todos los países latinoamericanos, que contribuirán a ensanchar la fragmentación de la región. “La reacción que hemos visto de Latinoamérica con relación a la lucha contra la pandemia ha sido un predominio de las respuestas individuales por países en lugar de respuestas colectivas de grupos de países o de zonas de integración económica. Esto supone un nuevo reto para las empresas españolas, pero también lo es para las empresas locales”, ha explicado. Esto ha mostrado que “el camino a la integración regional es bastante complicado y aún está lejos. De hecho, los procesos de integración económica regional que nacieron a principios del siglo XXI están en crisis o han desaparecido, lo que provoca que la creación de un gran mercado latinoamericano sea, hoy por hoy, un deseo imposible de alcanzar”,

 

En este sentido, ha subrayado la importancia de “no tener una política global para la región”. A su juicio es mejor centrarse en las “relaciones bilaterales con cada país”, que permitan ajustarse a las características de cada uno de ellos. ha dicho.

Los expertos aseguran que Latinoamérica deberá seguir figurando en los planes de las empresas españolas que deseen crecer

|

CEOEMapapanoramaeconomico

_____

Para los expertos reunidos por el Club de Exportadores e Iberglobal, se trata de una región clave para la inversión y las exportaciones españolas, y especialmente para las pymes

Infraestructuras, nuevas tecnologías o sostenibilidad son algunos de los nichos de oportunidad que presenta el subcontinente

La complejidad geopolítica y económica son los principales retos para las empresas españolas que quieran asentarse en estos países

_____

Cualquier empresa que se imponga como objetivo crecer debe poner a Latinoamérica en su punto de mira. Esta es la idea que resume las intervenciones de los expertos reunidos por el Club de Exportadores en un webinario en el que se ha debatido sobre la presencia de empresas españolas en la región, así como sobre los riesgos, retos y oportunidades que se presentan para ellas en este nuevo contexto económico marcado por la pandemia.

 

La cita ha contado con la participación del Secretario de Estado de la España Global, Manuel Muñiz, quien ha recordado que la empresa española ha sido clave para el desarrollo de la región, pues la inversión y exportación españolas han contribuido a la mejora de las infraestructuras y calidad de vida en los países de destino, así como al avance de la digitalización en países que se habían quedado atrás en el campo tecnológico.

 

Asimismo, Muñiz ha destacado algunos factores que preocupan sobre la región, como son la ralentización económica que sufre desde hace años y que se ha visto acentuada por la crisis de la Covid-19, o el escaso margen fiscal y monetario que tienen estos países, lo que aumenta de manera notable el riesgo de sufrir una crisis de deuda. Para ello, ha defendido, “es necesario poner en marcha iniciativas bilaterales o globales, mediante instituciones multilaterales, que contribuyan a paliar la situación y permitan a las empresas españolas desarrollarse con mayor seguridad”.

 

Alejandro Patiño Raffo, de Santander España, subrayó que, pese a haberse reducido el ritmo de inversión hacia la región, en los últimos cinco años el número de pymes que se han instalado en Latinoamérica ha crecido significativamente. “Es un fenómeno que veníamos viendo desde 2012, pero que claramente ha registrado un punto de inflexión desde 2015, especialmente en países de destino como Colombia, Perú o Chile”. En este sentido, Patiño ha recordado la apuesta de Banco Santander por Latinoamérica como una región con “un gran número de oportunidades para las empresas españolas en ámbitos como las infraestructuras, las energías renovables, o las nuevas tecnologías”.

 

Región clave para España

Los datos corroboran el interés que sigue suscitando Latinoamérica para las empresas españolas, lo que se constata en el hecho de que continúa siendo la segunda región del mundo que más inversión española recibe. “Así ocurrió en 2020, situándose por detrás de los países de la UE y por delante de Estados Unidos”, ha recordado Alfredo Arahuetes, catedrático de Economía Aplicada en ICADE y experto en economía latinoamericana.

 

Manuel Muñiz, secretario de Estado de la España Global, también ha coincidido en destacar que el stock de inversión español en los países latinoamericanos es, según los últimos datos, de 140.000 millones de euros, “lo que supone un tercio de las inversiones a nivel mundial”, y ha asegurado que en los últimos quince años “se ha duplicado la cifra de intercambios comerciales y el número de empresas exportadoras se ha multiplicado por cuatro”.

 

Arahuetes ha explicado, además, que la inversión española en la región se concentra en un grupo de seis países del que forman parte, por este orden, Brasil, México, Argentina, Chile, Perú y Colombia. “En ese grupo confluye el 90% de los flujos netos y brutos, y del stock de inversión directa”, ha explicado. El diez por ciento restante de la inversión va dirigido a Uruguay, Panamá, República Dominicana, Ecuador, Costa Rica y Cuba. “Venezuela, por problemas de organización en el país, está fuera de la lista en este momento”, ha precisado.

 

El profesor de Economía Aplicada en ICADE ha asegurado que será en ese grupo de países donde se sigan dando las oportunidades para seguir invirtiendo en el futuro. “En la década de los 90 del pasado siglo fueron las grandes empresas las que se instalaron en la región, atrayendo a otras más pequeñas. Sin embargo, vemos cómo ahora las empresas españolas han empezado a relacionarse con las empresas locales”, ha explicado Alfredo Arahuetes.

 

Para este experto, Latinoamérica sigue teniendo un gran potencial para las inversiones españolas, tanto por la experiencia acumulada en los últimos treinta años como por razones de proximidad cultural. “Las empresas terminan invirtiendo donde entienden las cosas, y en el caso de las empresas españolas, éstas se sienten cómodas en una región donde empresas de otros países no lo han estado debido al factor cultural”, ha asegurado.

 

Complejidad geopolítica

El webinar organizado por el Club de Exportadores e Iberglobal ha contado también con la participación de Carlos Malamud, catedrático de Historia de América en la UNED e investigador principal del Real Instituto Elcano, quien ha señalado que más allá del impacto económico, la pandemia de Covid-19 ha tenido un “terrible impacto social porque ha llegado en un momento de fuerte desafección con la política, con las élites y con la democracia”, que se ha traducido en el auge de “populismos extremistas” de derecha y de izquierda.

 

Malamud ha recordado que en el periodo 2021-2024 se producirán elecciones presidenciales en todos los países latinoamericanos, que contribuirán a ensanchar la fragmentación de la región. “La reacción que hemos visto de Latinoamérica con relación a la lucha contra la pandemia ha sido un predominio de las respuestas individuales por países en lugar de respuestas colectivas de grupos de países o de zonas de integración económica. Esto supone un nuevo reto para las empresas españolas, pero también lo es para las empresas locales”, ha explicado. Esto ha mostrado que “el camino a la integración regional es bastante complicado y aún está lejos. De hecho, los procesos de integración económica regional que nacieron a principios del siglo XXI están en crisis o han desaparecido, lo que provoca que la creación de un gran mercado latinoamericano sea, hoy por hoy, un deseo imposible de alcanzar”,

 

En este sentido, ha subrayado la importancia de “no tener una política global para la región”. A su juicio es mejor centrarse en las “relaciones bilaterales con cada país”, que permitan ajustarse a las características de cada uno de ellos. ha dicho.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

opinión

Eduardo martin

by Eduardo Martín Garrido

Experto en supply chain


Comenta
CAPT.ANTONIOM.PADRONYSANTIAGO

By Capt. Antonio M. Padrón y Santiago

Embajador Marítimo de Buena Voluntad de la OMI. Consejero Técnico de Seguridad y Medio Ambiente. Dirección General de la Marina Mercante. España

Comenta
Manuel Marrero   Podemos Canarias

Por Manuel Marrero @manolomarrerom

Diputado del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias

Comenta

Encuesta