Seaglider, una alternativa a las fast ferries y a los aviones

|

Seaglider

REGENT está desarrollando un planeador marino eléctrico volador con una velocidad máxima de 180 millas por hora. Cortesía: REGENT

_____

El puente marítimo entre los puertos de Las Palmas y Tenerife tiene la distancia idónea para este tipo de transporte que podría cruzarse en algo menos de 30 minutos

_____

Algunas navieras como Brittany Ferries está explorando el potencial de esta nueva forma de viaje en ferry de alta velocidad, sostenible y más eficiente, denominada seaglider. El concepto, un vehículo con efecto de ala en el suelo (WIG) totalmente eléctrico, está en desarrollo en los Estados Unidos a través de la empresa emergente REGENT (Regional Electric Ground Effect Nautical Transport), con sede en Boston.


Estos planeadores de mar tendrán una capacidad de 50-150 pasajeros y podrán navegar en 2028. REGENT espera que los primeros pasajeros comerciales viajen en embarcaciones eléctricas más pequeñas para 2025.


Los Seagliders combinan la comodidad de los transbordadores de pasajeros con la comodidad de los hidroalas, la eficiencia aerodinámica de los aerodeslizadores y la velocidad de los aviones. Con el potencial de conectar los puertos de ferry existentes, se espera que la nave vuele a velocidades de hasta 180 mph, seis veces más rápido que los transbordadores convencionales, con un alcance de 180 millas a batería.


El puente marítimo entre los puertos de Las Palmas y Tenerife tiene la distancia idónea para este tipo de transporte que podría cruzarse en algo menos de 30 minutos.


Funcionan aprovechando un concepto bien conocido por los pilotos: el efecto suelo. Este es el cojín creado por el aire a alta presión atrapado entre las alas y el suelo o el agua mientras se vuela a baja altura. Por lo tanto, los Seagliders son similares a un aerodeslizador con alas, en lugar de una falda.


Tras la salida del puerto, la embarcación se eleva sobre láminas que aíslan a los pasajeros de la incomodidad de las olas. En aguas abiertas, despega, montando el colchón de aire hasta su destino. Las hélices montadas en las alas proporcionan el empuje necesario para elevar el aire a bajas velocidades, mientras que los motores eléctricos regulan el flujo de aire sobre las alas mientras se conduce el colchón de aire.



Es un modo de transporte altamente eficiente, capaz de mover cargas significativas a largas distancias a alta velocidad. La energía provendrá de baterías en lugar de combustibles fósiles. La seguridad de vuelo es cortesía de los sistemas redundantes de propulsión y control de vuelo, con conjuntos de sensores de próxima generación que detectan y evitan automáticamente el tráfico en el mar.


REGENT está trabajando en varios tamaños diferentes de planeadores que transportan pasajeros, todos los cuales operan con el mismo principio. Operando a pocos metros sobre la superficie del agua, combinan la alta velocidad de un avión con el bajo costo operativo de un barco. Tiene el potencial de servir rutas de hasta 180 millas con la tecnología de batería existente y rutas de hasta 500 millas con baterías de próxima generación.


Al igual que los coches eléctricos, los planeadores se vuelven automáticamente más ecológicos a medida que se genera más electricidad a partir de fuentes renovables. Y gracias a la eficiencia inherente de viajar por encima del agua, no es necesario sacrificar la velocidad para ayudar a reducir las emisiones, siendo la vaporización lenta una de las soluciones propuestas para que los vehículos marítimos tradicionales limiten la huella ambiental.

Seaglider, una alternativa a las fast ferries y a los aviones

|

Seaglider

REGENT está desarrollando un planeador marino eléctrico volador con una velocidad máxima de 180 millas por hora. Cortesía: REGENT

_____

El puente marítimo entre los puertos de Las Palmas y Tenerife tiene la distancia idónea para este tipo de transporte que podría cruzarse en algo menos de 30 minutos

_____

Algunas navieras como Brittany Ferries está explorando el potencial de esta nueva forma de viaje en ferry de alta velocidad, sostenible y más eficiente, denominada seaglider. El concepto, un vehículo con efecto de ala en el suelo (WIG) totalmente eléctrico, está en desarrollo en los Estados Unidos a través de la empresa emergente REGENT (Regional Electric Ground Effect Nautical Transport), con sede en Boston.


Estos planeadores de mar tendrán una capacidad de 50-150 pasajeros y podrán navegar en 2028. REGENT espera que los primeros pasajeros comerciales viajen en embarcaciones eléctricas más pequeñas para 2025.


Los Seagliders combinan la comodidad de los transbordadores de pasajeros con la comodidad de los hidroalas, la eficiencia aerodinámica de los aerodeslizadores y la velocidad de los aviones. Con el potencial de conectar los puertos de ferry existentes, se espera que la nave vuele a velocidades de hasta 180 mph, seis veces más rápido que los transbordadores convencionales, con un alcance de 180 millas a batería.


El puente marítimo entre los puertos de Las Palmas y Tenerife tiene la distancia idónea para este tipo de transporte que podría cruzarse en algo menos de 30 minutos.


Funcionan aprovechando un concepto bien conocido por los pilotos: el efecto suelo. Este es el cojín creado por el aire a alta presión atrapado entre las alas y el suelo o el agua mientras se vuela a baja altura. Por lo tanto, los Seagliders son similares a un aerodeslizador con alas, en lugar de una falda.


Tras la salida del puerto, la embarcación se eleva sobre láminas que aíslan a los pasajeros de la incomodidad de las olas. En aguas abiertas, despega, montando el colchón de aire hasta su destino. Las hélices montadas en las alas proporcionan el empuje necesario para elevar el aire a bajas velocidades, mientras que los motores eléctricos regulan el flujo de aire sobre las alas mientras se conduce el colchón de aire.



Es un modo de transporte altamente eficiente, capaz de mover cargas significativas a largas distancias a alta velocidad. La energía provendrá de baterías en lugar de combustibles fósiles. La seguridad de vuelo es cortesía de los sistemas redundantes de propulsión y control de vuelo, con conjuntos de sensores de próxima generación que detectan y evitan automáticamente el tráfico en el mar.


REGENT está trabajando en varios tamaños diferentes de planeadores que transportan pasajeros, todos los cuales operan con el mismo principio. Operando a pocos metros sobre la superficie del agua, combinan la alta velocidad de un avión con el bajo costo operativo de un barco. Tiene el potencial de servir rutas de hasta 180 millas con la tecnología de batería existente y rutas de hasta 500 millas con baterías de próxima generación.


Al igual que los coches eléctricos, los planeadores se vuelven automáticamente más ecológicos a medida que se genera más electricidad a partir de fuentes renovables. Y gracias a la eficiencia inherente de viajar por encima del agua, no es necesario sacrificar la velocidad para ayudar a reducir las emisiones, siendo la vaporización lenta una de las soluciones propuestas para que los vehículos marítimos tradicionales limiten la huella ambiental.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

opinión

Fec43f71 8a2d 49f4 8378 94a941e8c9cc 16 9 discover aspect ratio default 0

Por Manuel Marrero @manolomarrerom

Diputado del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias

Comenta

Encuesta